Cultura

Miguel Böhmer, un artista que vuelve

Luego de varios años fuera de la escena artística colombiana, este caleño radicado en Francia expone Pencil Drawing, una serie de dibujos elaborados en lápiz de color, en la galería maCA de la capital del país.

Vive en el bosque, en una casa que tiene 220 años, en Normandía (Francia), que él mismo reconstruyó. Miguel Böhmer se levanta todos los días antes de que amanezca, porque necesita ver cómo sale el sol y de qué color está el cielo; anda en bicicleta, disfruta mucho de la soledad y es considerado un pilar del arte contemporáneo colombiano. Es un hombre reservado y sumamente cuidadoso con lo que dice… vive para y por el arte. Lo tiene claro y revela que es lo que más desea hacer en la vida. “Disfruto descubrir cosas nuevas y diferentes, y esa constante búsqueda me lleva a seguir trabajando apasionadamente, y pasar seis meses o hasta un año dándole a un cuadro”, agrega.

Murex Torrefactus: lápiz de color, grafito y acrílico sobre lino. 2016, 315X220 cm

Murex Torrefactus: lápiz de color, grafito y acrílico sobre lino. 2016, 315X220 cm

Desde niño, Miguel quería ser artista y siempre estaba dibujando. Hasta el día de hoy ha mantenido su obsesión por la meticulosidad, el orden y un elevado sentido de la estética. Al respecto advierte: “La labor como artista exige mucha disciplina y un alto nivel de consagración. Se trata de plasmar, de expresarse; de alguna forma, reflejar el pensamiento y mostrar esas ideas”. Al fin y al cabo, el arte es el oficio de los que perseveran. Y así es como le gusta.

Sus rutinas de trabajo incluyen largas horas en el taller, “de ocho de la mañana a diez u once de la noche. Paso el tiempo leyendo, trabajando en el cuadro u observándolo, porque también hay que mirar mucho. Y cuando siento que lo he entendido todo, la obra también está terminada. Todo está ahí: el discurso y el resultado”, señala el artista a su paso por Bogotá.

Litografía: segunda edición enciclopédica de l'Egypte de Napoleón Bonaparte

Litografía: segunda edición enciclopédica de l’Egypte de Napoleón Bonaparte

En esta reveladora charla con CARAS, el caleño admite que estuvo un tiempo alejado del arte y se dedicó a trabajar en casas de moda como Chloé, Yves Saint Laurent, Givenchy y Céline. “Fue una experiencia increíble y siempre trabajé en los equipos comerciales. No era nada creativo, esto eran números. Pero la moda era algo que me gustaba y lo vi como un reto”. Al cabo de algunos años, Miguel Böhmer descubrió que había logrado los objetivos propuestos en el cargo que ocupó en la casa Céline, donde estuvo al frente del mercado de Europa del Sur y Medio Oriente. “Todavía había cosas que quería expresar y retomar, entonces le dije sí a la aventura de construir un nuevo taller y comenzar a trabajar de una”, recuerda.

Nuevo reto

En la exposición que el colombiano tiene abierta por estos días en Bogotá no hay solo dibujos, pues la galería maCa ha trasladó desde Francia el taller del artista con todo y sus elementos de trabajo. “Vamos a ver la mesa de dibujo con el mood board, con la inspiración, las tajas de lápiz. Hay ese mundo íntimo, que es mío, y refleja mi personalidad”, afirma Miguel, y confiesa que es una muestra muy franca donde es posible ver lo que él es como artista hoy.

Oursin Echinometra, lápiz de color sobre lino. 2016

Oursin Echinometra, lápiz de color sobre lino. 2016

La serie del caleño está compuesta por dibujos con motivos marinos sobre lino en gran formato, y revela un trabajo escrupuloso con lápices de colores. “Para mí estas figuras son el reflejo de la luz en la piel, las tonalidades de la piel. De alguna manera, se pueden interpretar como retratos”, explica. En el antiguo taller de la artista Ana Mercedes Hoyos, frente a su obra en la que dos serpientes se entrelazan y muerden una a la otra, Miguel comenta que disfruta su vida en Francia, pero que no añora Colombia, ya que viene con frecuencia y, afirma, “no siento que haya dejado cosas atrás. Por el contrario, sigo mirando hacia adelante y, en la medida en que todas las vivencias y los recuerdos estén ahí, todo está bien”.

Se voltea a mirar el espacio. Se siente feliz con lo que está pasando, con el proceso de su carrera, con los matices y cambios que ha tenido, al igual que con la evolución de su técnica. “Definitivamente, en el futuro, quiero seguir trabajando con el mercado en Colombia sin abandonar el internacional”, concluye Böhmer con una tímida sonrisa.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien