Spotlight

El sabor de los helados italianos, en Bogotá

Desde hace un año, los bogotanos tienen en Orso una de las heladerías más auténticas y novedosas de la ciudad. Su creador, Mateo Sangiovanni, cuenta que la idea de montarla surgió hace años, gracias a sus viajes de infancia a Italia, de donde es su familia: “Desde muy pequeño conocí las heladerías italianas, que tenían delicias fuera de lo común. El plan siempre era ir a ver qué sabores ofrecían y probarlos. En ese momento decidí aprender sobre helados”.

Y así fue. Luego de graduarse como administrador de empresas en el CESA, partió a Bolonia a estudiar heladería y regresó decidido a “lanzarse al agua” y abrir la primera sucursal de Orso, en Chapinero. Este bogotano, de 26 años, asegura que el comienzo fue lo más difícil. “Me tocaba todo a mí: hacer los helados, atender, abrir, cerrar, llamar a los proveedores, pagar”, recuerda.

Todos esos esfuerzos bien valieron la pena. Mateo ha logrado posicionar su heladería como una propuesta distinta para sus clientes. “Orso es una suma de muchas cosas: la marca, el espacio, el servicio, los precios. Eso nos diferencia, ya que nos enfocamos en que la experiencia sea positiva”, afirma. Y vaya que lo ha logrado, pues este lugar se ha convertido en un espacio que recupera el concepto de heladería de barrio tradicional, con sabores clásicos como stracciatella y otros innovadores, como Alpinito de durazno.

Tranquilo y visionario, Mateo está convencido de estar haciendo lo que lo hace feliz, y por eso trabaja para cumplir su meta de abrir más puntos y llegar a las grandes superficies.

Foto: José Veira. Producción: Daniela Corzo. Asistente de fotografía: Julián Galán. Asistente de producción: Alejandra Borrero.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien