Cultura

Nueva york danza al son de Koons

El estadounidense Jeff Koons, el artista en vida más caro del mundo, desveló el viernes una inmensa escultura inflable de una bailarina en el Rockefeller Center, y la presentó como un mensaje de optimismo en el mes nacional de los niños desaparecidos. “Bailarina sentada”, un globo de 13,7 metros de altura instalado en medio de la entrada del icónico edificio neoyorquino, justo encima de la estatua de Hércules, “busca atraer la atención al hecho de que mayo es el mes para crear conciencia sobre los niños desaparecidos”, dijo el padre del “neopop” a la AFP frente al globo metálico, que lanzaba destellos de luz en esta soleada mañana primaveral.

La escultura está inspirada en un pequeño figurín de porcelana de fines del siglo XIX hallado en una fábrica rusa. Koons, de 62 años, creó primero otras dos versiones de la pieza: una pequeña escultura en madera pintada a mano y otra de dos metros en su característico acero inoxidable espejado.

“Creo que cuando las personas miran a la ‘Bailarina Sentada’ pueden tener un sentido de su potencial, de futuro, de optimismo”, pero “tenemos que recordar que hay más de 465.000 niños que desaparecen solo en Estados Unidos cada año y algunos nunca regresan”, dijo.

El polémico artista, exesposo de la Cicciolina, la exestrella húngara-italiana de la pornografía que luego se convirtió en diputada, es conocido sobre todo por su resplandeciente escultura de acero inoxidable espejado Balloon Dog, que imita un globo torneado y cuya versión naranja alcanzó un récord de 58,4 millones de dólares en una subasta en 2013.

Pero en “Bailarina Sentada”, juega con lo contrario: es un verdadero globo que imita una escultura metálica.

De alguna manera, la bailarina rubia de tutú celeste cielo, sentada sobre una banqueta fucsia y calzándose una zapatilla, es como nosotros, afirmó el fotogénico multimillonario, que posó para la prensa con una enorme sonrisa, en cuclillas y extendiendo ambos brazos frente a su obra. Luego también posó con varios de sus pequeños hijos, fruto de su segundo casamiento con Justine Wheeler.

“Cuando inspiramos profundamente” –y aquí el artista hace una pausa para inhalar a fondo– “nos inflamos; somos inflables, y eso es una situación optimista, estamos llenos de energía de vida”.

“Me encantan las superficies reflectoras porque la vida es automáticamente atraída a la luz”, reflexionó el polémico Koons, que se apropia de objetos cotidianos y los transforma.

La escultura, co-presentada por el Art Production Fund y la marca Kiehl’s, permanecerá aproximadamente un mes en el Rockefeller Center, donde Koons instaló en el pasado otras dos inmensas obras creadas con flores.

Imágenes: AFP

                                                                                             Jeff Koons/Getty Images/AFP

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario