Spotlight

Andrea Pastrana, “el fútbol me hace feliz”

El pasado 17 de febrero, la Liga Colombiana Profesional de Fútbol Femenino tuvo su “saque inicial” . Más de 200 jugadoras hacen parte del torneo, y Andrea Pastrana es una de ellas. “El torneo es un avance muy grande para las mujeres que practicamos fútbol”, afirma esta joven jugadora bogotana.
Ante la sorpresa de muchos, el fútbol femenino ha tenido una gran acogida dentro del público. Andrea es testigo del apoyo que ha recibido no solo por parte de sus familiares y amigos, sino de los aficionados, quienes en un primer momento disfrutaron de los partidos como preliminares del torneo masculino. “Es algo muy emocionante, pues ya en la segunda fase ha habido partidos individuales, y se ha vendido mucha boletería. A la gente le empezó a gustar ver el torneo femenino y esto ha hecho que otras personas se interesen, así se creará un hábito de ir a los estadios”.


Andrea, hija de Jaime Pastrana y sobrina del expresidente Andrés Pastrana, juega en La Equidad, equipo que hace parte del grupo B del campeonato. Su posición en la cancha es de centro-delantera, y afirma que una de sus ventajas para ganarse un puesto en el equipo fue su estatura, ya que sus 1.80 centímetros le permiten saltar muy bien para cabecear y llegar al juego aéreo.
Hoy, que es jugadora profesional y el fútbol hace parte de su rutina diaria, recuerda sus inicios en este deporte: “Empecé cuando tenía 8 años. En ese momento mi hermana mayor, que también estaba en el colegio Nueva Granada, jugaba fútbol y yo me quise copiar de ella”. Andrea, que se define como una persona alegre y constante con sus metas, empezó a jugar con los niños, porque no existía equipo femenino. “Al principio fue muy difícil, éramos solamente tres niñas, y aunque nos incluían, queríamos un equipo femenino del colegio. Luego lo crearon y tanto allí como por fuera, este deporte ha progresado mucho”.
El resto es historia: lleva 14 años dándole patadas al balón, pasó la primaria y el bachillerato jugando fútbol y, una vez graduada y con deseos de ingresar a estudiar derecho en la Universidad del Rosario, supo que seguiría practicándolo. “Ha sido muy duro, porque aunque yo voy progresando, el nivel de exigencia tambien es mayor ahora que en el colegio o en la universidad. Estoy en un nivel profesional, más competitivo”, dice la deportista.
Cada vez que Andrea habla del balompié y lo que le ha generado en su vida, su rostro se ilumina: “El fútbol es un deporte de equipo, así que me gusta saber que estoy aportando algo para un resultado. Es un apoyo entre todos los miembros junto al cuerpo técnico”.


Claro que practicar fútbol profesionalmente y estudiar no ha sido nada fácil. Ahora está finalizando octavo semestre, y sabe que para lograr excelentes resultados en las dos áreas, como es su deseo, debe esforzarse el doble. “He sacrificado muchas cosas y esta ha sido una etapa exigente. Pero no me arrepiento”.
Andrea confiesa que uno de sus sueños es llegar a formar parte de la Selección femenina para representar al país. Mientras esa convocatoria llega, sigue trabajando al máximo para finalizar con los mejores resultados el campeonato, y cerrar con éxito su semestre universitario, pues también quiere buscar un trabajo en el sector público. A la vez espera poder seguir jugando profesionalmente, aunque no tiene claro qué tan facil será mezclar las dos actividades en el futuro: “El fútbol es un deporte que me hace feliz, y eso no lo cambio por nada”, afirma.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario