Cultura

La nueva cara del museo colonial

Desde su llegada a la dirección del Museo Colonial, en 2001, María Constanza Toquica se planteó la idea de hacer una renovación en esta tradicional institución, localizada en el centro de Bogotá.
Pero no se trataba simplemente de hacer una remodelación de las instalaciones o de cambiar algunas de las exposiciones, se trataba de una renovación general: “Para hacer un cambio en las instituciones y actualizarlas a las necesidades del presente, hay que imaginarse cómo y qué se quiere visualizar. Tiene que ver con la investigación curatorial histórica de las colecciones, con lo que queríamos comunicar y con la escenificación de estas”, explica María Constanza, a pocos días de abrir nuevamente las puertas del Museo, cerrado desde finales de 2013.

Según la directora, las primeras conversaciones sobre la reomodelación se dieron entre 2005 y 2006, cuando se planteó una manera diferente de contar las historias del periodo colonial, y se empezó a analizar la renovación de algunas salas de manera aleatoria, las cuales permitieron evidenciar la importancia del barroco y la evolución del mestizaje en la Colonia. Luego, en 2009 se convocó una mesa de expertos en la que participaron académicos, historiadores, museólogos, restauradores, artistas plásticos y críticos de arte para empezar a concretar la nueva apariencia del museo.

Para lograr un proceso exitoso se necesitaba involucrar a todos los actores que interactúan con el museo, y esto incluye a los visitantes, quienes fueron invitados en 2013 a una consulta pública. Ese mismo año se realizaron cinco mesas de trabajo con expertos, donde se evidenció la desinformación que había y las percepciones erradas que se han generado con lo que fue el periodo colonial. “De la consulta con los públicos salieron algunos prejuicios de la gente sobre este momento, y como son ideas muy arraigadas en la sociedad, vimos que era importante contarles que durante ese periodo existió una actividad impresionante, de la que aún vemos vestigios, costumbres, creencias, artes manuales”, cuenta María Constanza.
Después de todos estos procesos, el año pasado se concretó la renovación total de las colecciones y de sus instalaciones, siguiendo los parámetros de la museología contemporánea, que enfatiza en el diálogo con las comunidades y la historia de cada objeto durante este periodo.

Luego de mucho trabajo, el pasado 4 de agosto el Museo Colonial reabrió sus puertas, y desde este mes los colombianos podrán disfrutar de una nueva manera de ver la historia y de acercarse a las vivencias de una época que, aunque parezca lejana, se sigue sintiendo en nuestros días. “El reto fue pasar de un museo que expusiera piezas sobre una pared a un museo que contara historias. Lograr que tanto la pieza como el apoyo tuvieran un valor semejante, e integrarlos en un mismo escenario”, explica Felipe Palacios, museógrafo que estuvo al frente del grupo de diseño, implementación y coordinación de la producción de la museografía del Museo.

Además, y siempre bajo la premisa de cambiar la percepción del público sobre la Colonia, momento que abarcó varios siglos, Manuel Amaya Quintero, museólogo de los museos Colonial y Santa Clara, explica un poco la nueva propuesta: “En las diferentes salas tenemos una conformación de piezas de gran valor y tradición, que fueron formadas por familias nobles y aristocráticas que vendían sus colecciones. Pero más allá, es ver cómo esas piezas fueron producto de procesos socioculturales. Por eso con esta renovación también queremos hacer proyectos educativos, culturales y pedagógicos en los que vinculemos más al público, con talleres para la población con discapacidad visual, quienes pueden tocar piezas de la colección con supervisión, así como con talleres para mujeres víctimas de la violencia”.

Una rápida mirada
“El eje central será la transformación cultural que sucede tanto en Europa como en el territorio americano, y cómo se da ese encuentro de varios mundos en la época colonial. Aquí hubo una riqueza impresionante, y todo eso transformó la forma de pensar, comer, creer, vestirse… Nos transformamos unos a otros con el viaje”, afirma María Constanza.
A lo largo de las salas se verá el crecimiento de las ciudades, la interacción con varios grupos sociales; lo que se generó entre el conocimiento científico europeo y los saberes ancestrales indígenas y lo que sobrevive hasta nuestros días, como por ejemplo el lenguaje, las creencias religiosas y las prácticas culturales.

Además de estos espacios, el Museo Colonial contará con una sala de exposición temporal que se inaugurará en mayo del próximo año con una exhibición de la minería y joyería chocoanas, y un auditorio que esperan se convierta en un espacio de diálogo, divulgación de valores patrimoniales, espirituales y conocimientos en tradiciones.

Finalmente, el Museo también tendrá una importante labor social generada desde el Gobierno Nacional: “Los museos del Ministerio de Cultura, como lo señala la ministra Mariana Garcés, estamos comprometidos con la paz, por lo que hemos empezado un trabajo con los artesanos del barrio La Candelaria”, enfatiza María Constanza. Luego de la reinauguración, en el museo se comercializarán objetos producidos por los artesanos de la zona, así como de otras partes del país, como Quibdó (Chocó), Barbacoas (Nariño), La Chorrera (Amazonas) y Mompox (Bolívar).

Por: Sandra Beltrán

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario