Personajes

Juliana Galvis y Ágatha Dávila Galvis, “somos almitas gemelas”

Al igual que millones de mujeres en el mundo, Juliana Galvis busca dar lo mejor de sí misma en todos los ámbitos de su vida, como actriz, como esposa, como amiga y, sobre todo, como mamá.
Desde que Ágatha llegó a su vida, hace tres años, fruto de su matrimonio con el empresario Pedro Dávila, Juliana asegura haber conocido el verdadero significado del amor.

Invitamos a madre e hija a posar para la cámara de CARAS, que fue testigo del enorme cariño y complicidad que las mantine unidas. “Nosotras somos súper amigas, parchamos todo el tiempo… Yo digo que somos almitas gemelas, porque es un amor muy profundo”, asegura Juliana.

Recientemente, la actriz, que está radicada desde hace un año en México junto a su esposo y su hija, regresó a Colombia para participar en el reality Soldados 1.0, del canal RCN. Era la primera vez que se separaba de Ágatha, y una de sus condiciones para participar en la producción era poder comunicarse con ella todos los días. Después de algunas conversaciones, los realizadores aceptaron que Juliana llamara a su familia día de por medio mientras estuvo en el programa.

Demostrando gran tenacidad, la actriz se convirtió en una de las participantes más fuertes de la competencia. Para ella, Soldados 1.0 fue una de las experiencias más lindas que ha vivido: “Creo que salí siendo una mejor mujer, un mejor ser humano, salí valorando un montón de cosas de la vida. Yo estaba feliz. Físicamente estaba muy tranquila, psicológicamente estaba muy bien, pero siempre, desde antes de irme, le dije a Dios: ‘sácame cuando mi hija me necesite’, y cuando ella me necesitó, no lo dudé un minuto”.

Luego de más de un mes desde la partida de Juliana, su esposo Pedro la llamó y le contó que Ágatha estaba muy triste y que llevaba tres días sin comer. “Me dijo que la niña le preguntó a su profesora si ella tenía mamá, porque la de ella se había ido. En ese momento supe que mi tiempo en Soldados 1.0 se había acabado”, relata la actriz.
Con sus prioridades claras, Juliana dejó de presentar una de las pruebas del reality y salió para encontrarse con su pequeña. “Así el mundo haya cambiado en muchos aspectos, para una mamá su hijo tiene que ser una prioridad, y para mí su bienestar era imprescindible”, cuenta.

Tan pronto salió del programa, Juliana tomó el primer avión a México y encontró a su niña gritando de felicidad al verla. Desde entonces no se despegan, aunque Juliana admite que la breve separación entre ellas tuvo algunos hechos positivos, como que Ágatha pudo estrechar aún más sus lazos con su papá y con sus abuelas. Además, afirma que ahora es mucho más independiente.
La relación entre las dos se ha seguido fortaleciendo: “Por ejemplo, cuando llegué, ella me dijo ‘mami, no quiero que te vuelvas a ir por mucho tiempo, porque a mí me gusta verte todos los días, porque yo te amo’. Cuando me dijo ‘te amo’… ese fue uno de los días más importantes de mi vida. Pienso en eso y me dan ganas de llorar”, dice Juliana.

La actriz no se sonroja al afirmar que su vida cambió del cielo a la tierra con el nacimiento de Ágatha. Antes, su trabajo era su mayor interés, pero desde la llegada de su hija, este ya no ocupa el primer lugar: “Amo mi trabajo y quiero ser actriz hasta que me muera, pero en este instante para mí es más importante la familia, formar un ser humano bonito y, ojalá, un ser humano feliz. Eso es más valioso que cualquier película y cualquier cosa que me ofrezcan en la vida”.

Juliana y su familia

Por esa razón, hace un año Juliana aceptó mudarse a México para acompañar a su esposo en un proyecto laboral. “Creo que la decisión de apostarle a la familia y de fortalecernos los tres ha valido la pena. A veces siento que cuando hay tanto ruido, tienes que buscar el momento de silencio, y nosotros lo necesitábamos”.

Sin proponérselo, su llegada a México también ha significado un crecimiento laboral. A los dos meses de instalarse en el país ‘manito’, obtuvo los papeles de trabajo, y una semana más tarde consiguió un rol en la telenovela Guerra de ídolos, y más tarde otro en la serie La piloto. Ambas producciones están al aire.

Juliana no descarta regresar al país a trabajar o vivir, pero aún no tiene fecha definida. Así que mientras llega ese momento, aprovecha para pasar todo el tiempo que puede con Ágatha, pues su risa y su amor le iluminan la vida.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario