Celebridades Realeza

Diana de Gales, princesa eterna

El 31 de agosto de 1997 el mundo despertó con una trágica noticia: Diana de Gales, la princesa del pueblo, había fallecido en un accidente de tráfico junto a su novio, Dodi Al-Fayed.

A pesar de su temprana partida, Lady Di dejó una profunda huella en el pueblo del Reino Unido y en millones de personas que, a lo largo y ancho del planeta, celebraron su vida y lloraron su muerte con la misma intensidad.

Humana, dulce, sonriente, emotiva, de brazos abiertos y ojos melancólicos, la primera esposa del príncipe Carlos de Gales fue la primera que se atrevió a cruzar la gruesa línea que distanciaba a la monarquía del pueblo y demostró sin miedo su vulnerabilidad. Más allá de los escándalos que ha suscitado su historia, hoy conmemoramos su legado inmortal.

Imágenes: Getty Images y AFP

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario