Celebridades

Una revolución llamada Ashley Graham

Los prototipos de belleza y la búsqueda desenfrenada de la perfección física traen consigo unos peligros que, infortunadamente, la sociedad pasa por alto. Además de posibles enfermedades, como los trastornos alimentarios, las consecuencias emocionales que trae para una persona sentir inconformidad o disgusto con su propio cuerpo e imagen, son más graves de las que muchos creen.

Ashley Graham, nacida en Nebraska, Estados Unidos, hace 30 años, fue por años una de las tantas mujeres agobiada por sus curvas, envuelta en una lucha constante para bajar de peso con el fin de parecerse a las modelos de la televisión y callar las burlas despiadadas de las que fue víctima durante toda su infancia y adolescencia.

Nunca se dio la oportunidad de mirarse al espejo y entender su potencial, apreciar su belleza y decidirse a volar hasta que un día, caminando junto a su papá por un centro comercial, un hombre la detuvo, le dijo que era hermosa y que quería proponerle que fuera modelo de tallas grandes. Un año más tarde, Ashley firmaba contrato con la agencia Wilhemina Models.

Desde entonces su carrera ha sido imparable, y en los años de aprendizaje que le han regalado las sesiones fotográficas, las pasarelas y las campañas publicitarias, la modelo absorbió una sabiduría que hoy, en la cima de su carrera, comparte con otras mujeres que, como ella, alguna vez dudaron de sí mismas.

Ashley es talla 14, y se estima que el 67% de las mujeres en Estados Unidos están por encima de esa talla, así que tener una persona que represente y lidere un movimiento de aceptación y amor propio, ha sido un hito en la industria de la belleza y la moda a nivel mundial.

En 2016, Graham apareció en la portada de la revista ‘Sports Illustrated’ vistiendo un bikini y marcando un hito editorial

Carrera al éxito
La modelo apareció por primera vez en la revista Vogue en el año 2007, en las páginas de un perfil que contribuyeron a darla a conocer. En 2009 hizo parte de una editorial de la revista Glamour llamada ‘These bodies are beautiful at every size’ (Estos cuerpos son hermosos en todas las tallas). Un año después estelarizó un polémico comercial de televisión de la marca de ropa ‘pluz size’ Lane Bryant. En el anuncio, Ashley aparecía bellísima en ropa interior haciendo poses típicas de las modelos, pero las imágenes causaron sorpresa porque era la primera vez que se hacía este tipo de publicidad con modelos de tallas grandes.
Fue en ese momento cuando Ashley demostró que las mujeres de tallas grandes no solamente son normales, sino que son deseables. Sin tapujos, la modelo se ha dedicado a abrazar su propia sensualidad, conquistando al mundo con sus curvas y su rostro encantador.

La modelo se convirtió en la primera mujer con curvas en tener una muñeca Barbie hecha a su imagen y semejanza

Ahora, las marcas se mueren por tenerla como imagen, y entre sus clientes más importantes se encuentra Levi’s, H&M, Addition Elle, Evans y Target. Además, en varias ocasiones ha hecho alianzas con diferentes marcas para lanzar sus propias colecciones de ropa, vestidos de baño y ropa interior.

Por si fuera poco, en 2016 se convirtió en la primera modelo ‘plus size’ en aparecer en la icónica portada de la edición anual de traje de baño de la revista Sports Illustrated, causando sensación. Ese mismo año se estrenó como presentadora del backstage del concurso de Miss Universo, lo que fue todo un acierto debido a que Ashley no solo se destaca por su belleza, sino por ser una oradora diestra, capaz de cautivar audiencias por su espontaneidad y su forma de hacer sentir a todas las mujeres cómodas en sus propios cuerpos. Como ella misma dijo alguna vez: “No importa si eres talla 2 o 22, puedes estar sana mientras cuides tu cuerpo, hagas ejercicio y te digas a ti misma ‘te amo’, en vez de absorber la negatividad de los estándares de belleza”.

El impacto que la modelo ha tenido en la vida de sus seguidores ha sido tal que desde hace años es conferencista sobre aceptación propia y visita con frecuencia escuelas y lugares donde niñas y jóvenes puedan conocer e inspirarse con su propia historia de vida, que fue narrada por ella misma en su libro A New Model, que lanzó el año pasado. En la publicación cuenta momentos difíciles de su vida, como cuando fue víctima de agresión sexual cuando tenía solo 10 años. Pero también hace hincapié en lo importante que ha sido amarse a sí misma y decirlo al mundo como un mecanismo terapéutico que la hace sentirse verdaderamente libre de complejos y, al mismo tiempo, hace una invitación para que cada vez más mujeres se sumen al movimiento del amor propio.

Ashley contrajo matrimonio con el realizador de cine Justin Ervin en 2010. La pareja se conoció en la iglesia y tiene una relación estable

Por: Adelaia Gnecco

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien