Personajes

Francesca Lanzoni Pavejau, heredera de un legado

Francesca tiene once años y practica ballet desde hace siete. Estudia en el colegio Nueva Granada, donde cursa sexto grado, y todas las tardes asiste a sus ensayos, que duran dos horas y media entre semana, y los sábados son un poco más extensos. Sonríe al hablar de su abuela. Poco compartió con ella, pero tiene claro el legado tan importante que dejó Sonia Osorio.

En el segundo piso de la Academia Anna Pavlova, Francesca muestra con elegancia algunas de las posiciones que ha aprendido a lo largo de estos años. La dirige Ana Consuelo Gómez, una de las coreógrafas y bailarinas más reconocidas del país. Gracias a ella, comenta Francesca, su amor por el ballet ha aumentado.


Recientemente interpretó a Blanca Nieves, en la obra de ballet juvenil e infantil de su academia, y participó en cuatro papeles distintos en El cascanueces. Por ahora, Francesca se prepara para inscribirse al curso de verano que ofrece The School of American Ballet, en Nueva York.

Giovanni Lanzoni Osorio, el quinto hijo de Sonia y padre de Francesca, asegura que si su madre pudiera ver que una de sus nietas siguió sus pasos en la danza, se sentiría muy orgullosa. “Mi mamá era muy sentimental en eso. Si hubiera visto a Francesca bailar y hacerlo con dos de sus grandes amigos, Ana Consuelo y Jaime Díaz, seguro hubiera estado dichosa”, comenta. Un sentimiento parecido al que tuvieron él y su esposa, Vicky Pavejau, cuando su hija les comentó que quería iniciarse en el ballet.

Aunque está muy pequeña y puede que sus planes cambien en el futuro, afirma con toda seguridad que le gusta mucho bailar, vestirse y verse como una bailarina y que eso es lo que quiere ser cuando grande. No es difícil imaginarla siguiendo los pasos de su abuela, llevando el ballet nacional por todo el mundo y dejando el nombre de Colombia muy en alto.

Recientemente interpretó a Blanca Nieves, en la obra de ballet juvenil e infantil de su academia

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario