Cine Personajes

Miguel Salazar, “Ciro me enseñó a ver a través de las personas”

No es fácil mirar de frente el dolor, mucho menos asumirlo, enfrentarlo, hablarlo. Pero es un ejercicio ineludible en un momento en el que la guerra se acerca a su fin, y en cada rincón del país se esconde una voz que por años se mantuvo callada y hoy necesita gritar.
El director de cine bogotano Miguel Salazar se embarcó desde hace décadas en la difícil misión de recorrer este territorio de víctimas, de guerras y de familias rotas para poner un reflector sobre sus vidas y asegurarse de que estas se mantengan vivas en la memoria nacional, buscando evitar que sus tragedias se repitan.

Este 25 de enero lanzó su documental Ciro & yo, una película valiente, pues él es uno de los protagonistas de la historia, que gira en torno a Ciro, un héroe que emergió de la violencia y el dolor para enviar un mensaje que Colombia no puede ni debe ignorar.

En su nuevo documental, llamado Ciro & yo, el director de cine cuenta la historia de un hombre que ha vivido lo más cruel de la violencia en el país, y retrata con su tragedia personal la de otras miles de víctimas que dejaron más de 50 años de guerra

Narrando la vida
Ciro & yo se suma a la larga lista de exitosos documentales que Miguel ha dirigido, como Carta a una sombra, lanzado en 2015, que está inspirado en el libro de Héctor Abad Faciolince, El olvido que seremos, y El caso Nule, de 2011, un especial de RCN sobre el publicitado caso de corrupción. Ese año también codirigió La Toma, un minucioso recorrido por los hechos de la toma del Palacio de Justicia, y dos años antes había trabajado en Robatierra, que sigue de cerca la lucha de los indígenas Nasa por recuperar su tierra en el Cauca.

Antes de dedicarse a este género, Miguel realizó un cortometraje de ficción, llamado Martillo, pero luego, al encontrarse con el documental, supo que ese era su camino. “Me atrapó la gente, la realidad de Colombia, contar historias tan humanas… Yo creo que este país lo mejor que tiene es la gente y vi la posibilidad de contar historias de gente de carne y hueso, gente común y corriente, como uno, que termina haciendo unas cosas extraordinarias”.

Su recorrido comenzó cuando estudiaba Historia en la Universidad de los Andes y, paralelamente, se desempeñaba como fotógrafo, viajando por el país y tomando fotografías para el libro Colombia Panorámica, de Villegas Editores. Una vez se graduó, partió a Estados Unidos para estudiar una maestría en cine en la Universidad de Nueva York. “Mientras conocía a Colombia en los libros y en el archivo, me tocó viajar por un país increíble. Fui a Caño Cristales, al Tuparro, a los sitios más remotos de Colombia con una cámara, solo, y creo que eso me marcó de por vida. Entre hacer archivo y estar viviendo la historia en vivo y en directo, me di cuenta de que a mí lo que me gusta es andar en el monte y detrás de la gente”, confiesa Miguel.

El documental narra la historia de Ciro Galindo, su esposa y sus hijos, que sufrieron la violencia que azotó a Caño Cristales, en Meta

Fue precisamente cuando visitó la Serranía de la Macarena, donde se ubica Caño Cristales, que la vida le cambió para siempre, y es ahí donde arranca la historia de Ciro & yo.

Corría 1996, Miguel tenía solo 20 años, y, al bajar del avión, se encontró con Ciro Galindo, quien trabajaba como guardabosques del parque. “Me acuerdo que lo vi y me recordó al personaje de la película Ladrón de bicicletas, de Vittorio de Sica. Inmediatamente supe que era un hombre bueno”, recuerda Miguel, quien le pidió que lo guiara hasta Caño Cristales. Sin embargo, ese día Ciro estaba ocupado, así que lo mandó con uno de sus hijos, John, de 14 años en ese entonces.
“Al llegar a Caño Cristales, John saltó en una moya, un pozo hondo, y se ahogó frente a mí. Me tocó ir en la noche, encontrar a Ciro y decirle que su hijo se había ahogado. Al día siguiente organizamos un rescate y lo encontramos en el fondo de este pozo, lo sacamos y lo enterramos. Esa tragedia me unió para toda la vida con Ciro, hizo que yo siguiera en contacto con él”, relata. Miguel conoció entonces a Anita, la esposa de Ciro, y a sus otros dos hijos: Elkin, a quien llamaban ‘Memín’, y a Esneider, el menor. Se mantuvieron en contacto por los siguientes dos o tres años, hasta que la Serranía de la Macarena pasó a formar parte de la zona de despeje y la guerrilla de las Farc se apoderó del territorio.

Un tiempo después, Miguel se enteró de que ‘Memín’, con solo 13 años, había sido reclutado por ese grupo armado. La noticia tuvo tanto impacto en él que supo que tenía que contar esa historia.

Desde el primer momento el director documentó la vida de Ciro en los momentos en que tenía contacto con él, que fueron intermitentes hasta el 2012, año en que se reunieron y comenzaron a grabar la película.

Con una tristeza enorme, Miguel cuenta que encontró a Ciro golpeado por todas las violencias que por decenas de años han coexistido en el país, y lo acompaña con su cámara a revivir y reconstruir los hechos que le arrebataron a su familia, dejándolo solo con su hijo Esneider, viviendo la injusticia, la amenaza de su pasado, la pobreza de la ciudad y el desplazamiento. “Cuando una víctima empieza a contar su historia por primera vez, muchas veces no puede, pero cuando lo logran volvemos a la civilización, al nacimiento del lenguaje, a la humanidad más básica. Ese es mi trabajo inicial: recuperar la historia de aquellos que han sido silenciados. Es una labor que mucha gente está haciendo en Colombia”, cuenta Miguel.

Siendo amigo de Ciro, no fue fácil para él ser guardián del dolor de su compañero, y aún hoy aparecen lágrimas en sus ojos cuando recuerda los días en los que, cámara al hombro, recorrió esta historia. Pero también asegura que, en medio de ese torbellino de emociones encontró la esperanza. “Yo hice esta película al tiempo con Carta a una sombra, y mientras las rodábamos nacieron mis hijos, y eso significó para mí fuerza, amor. Eran dos películas de padres luchando por sus hijos y eso me dio mucha fortaleza, saber que estos documentales también son para mis hijos, para que vivan en un país diferente”.

Miguel Salazar es historiador y estudió cine en NYU. Ciro & yo es el quinto documental que realiza

Paradójicamente, a pesar de la inevitable oscuridad que atraviesa el espectador al ver la película, en ella también encuentra una luz muy profunda que brota de la nobleza de Ciro, pues, como dice Miguel, “para mí Ciro es el héroe que necesita Colombia. No más historias de matones, ni de victimarios, este es un tipo que no tomó las armas, no quiere venganza, siguió luchando por sus hijos, siguió siendo honesto, bondadoso, no se dio por vencido. Ciro me enseñó a ver a través de las personas. Yo creo que esos son los ejemplos de vida y esa es la historia que yo quería contar. Yo quería hacer una historia con esperanza, porque este es un viaje a la historia de Colombia con toda su crudeza, pero no se puede quedar en eso, este país tiene que cambiar”.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien