Personajes

María José McCausland, entre microfónos y guitarras

En 1994, Ernesto McCausland, uno de los periodistas y cronistas más importantes del país, exeditor general del periódico El Heraldo, se sentó a conversar con Gabriel García Márquez en Cartagena. Hablaron, además del vallenato y la escritura, sobre el Caribe. Una región que para Gabo era sobrenatural, un lugar donde el “gran talento de la gente, insuperable en el mundo, es cómo te cuentan un cuento, cómo saben contar un cuento”.

24 años después de esta entrevista, una de las más recordadas del periodista barranquillero, su sobrina María José McCausland demuestra, a su manera, que Gabo tenía razón. Con 25 años, un amor profundo por la música y el baile, María José está construyendo también su propia historia como periodista en la sección de entretenimiento de Caracol Televisión.

Además de ser compositora y cantante, de tocar el piano y la guitarra, es comunicadora social de la Universidad Javeriana. En 2015 entró al canal para realizar sus prácticas profesionales. Una vez concluidas, se concentró en sacar adelante su tesis y en graduarse. Sin embargo, en junio del año pasado, María José recibió una propuesta para ser parte de ‘Show Caracol’ y desde ese momento ha dejado su huella barranquillera en la manera de contar sus historias, de hacer sus entrevistas y de presentar distintos enfoques para sus notas televisivas.

“Es curioso porque en la llamada me contaron de una manera muy precavida de qué se trataba, como pensando que no me iba a interesar, pues es trabajo de campo, reportería. La propuesta me sonó enseguida, a las dos semanas me mandaron a cubrir el Petronio Álvarez (el festival musical del Pacífico colombiano) y fue la bienvenida perfecta. Me he enamorado del oficio, he estado en muchas ferias y siempre con la gente, que es lo que más disfruto”, comenta María José.

Su carrera recién empieza, pero ya siente que este es el camino que quiere seguir. Entre las entrevistas que más la han marcado hasta ahora está la que le hizo a Totó la Momposina, por ser una de las personas que más admira. “Fue un honor entrevistar a esta maestra. Me enseñó a bailar, me corrigió, me dijo que no tenía idea de bailar y yo, que soy barranquillera, casi me muero”, cuenta entre risas María. Además de Bono, el vocalista de la legendaria banda de rock U2, a quien pudo entrevistar en exclusiva.

En 2013 LA barranquillera conquistó las plataformas musicales con sus primeros trabajos como cantante. Hoy, dedicada a la presentación, afirma que la música siempre tendrá un lugar especial para ella

Como periodista y presentadora se enfrenta a nuevos retos constantemente, pero asegura que la autenticidad es la mejor arma para vencer los miedos y salir triunfante. “En esta carrera hay muchos esquemas preestablecidos sobre cómo debes verte, cómo debes escribir, hablar, presentar. Ha sido difícil decir ‘yo soy diferente y me voy a mantener en eso’, pero creo que ha jugado a mi favor. En cámara se ve mi personalidad: costeña, fresca, alegre y eso ha gustado”, comenta.

Ciento por ciento Caribe
En la música su nombre es más corto, simplemente María McCausland. Dice que desde pequeña el canto y el baile han estado presentes, que está casi segura de que su ‘inquietud artística’ se debe a que es de Barranquilla y creció con el carnaval, y agrega: “Allá antes de caminar, ya tienes un disfraz puesto”.

Y es que María José viene de una tierra de grandes artistas. En 2010 llegó a Bogotá decidida a seguir los pasos de su madre, estudió la misma carrera y en la misma universidad. Su elección la llenó desde el primer momento, pero había algo que faltaba y era la música. Lo comprobó en el tercer semestre de comunicación cuando conoció a Gabriel Llano, un mánager en busca de artistas nuevos, con quien llegaron las oportunidades más grandes en su faceta musical.

Siempre supe y Queriendo sola fueron dos de los primeros sencillos que le abrieron las puertas en la industria de la música. En 2013, sus canciones hicieron parte de las más sonadas en la radio y en iTunes Colombia, y con ellas llegó la primera presentación en vivo: el tradicional evento ‘Pasión Caribe’, en su ciudad natal. Allí cantó Aguacero de mayo, de una de sus artistas entrañables, Totó la Momposina.

Hace cuatro años recién empezaba como artista y entonces soñaba con convertirse en una superestrella. Con el paso del tiempo, simplemente entendió que la música es una parte de ella que nunca quiere abandonar. Le gusta cantar en su tiempo libre, mostrar su música en eventos con amigos conocidos, entregarse a la guitarra y tocar sus canciones favoritas hasta encontrar acordes distintos para sus nuevas composiciones.

Su crecimiento profesional y personal se ha notado sobre todo en las nuevas letras que escribe. Vuelve a nacer, su sencillo más reciente,  llegó para reafirmarla en el pop, pero con una fusión de sonidos más propios del Caribe que de ahora en adelante quiere mantener. Además, es una canción muy especial para la artista, pues cuenta el periodo de transición más fuerte que ha vivido hasta ahora y que la llevó a conocerse más y a confrontarse con sus sueños y metas por cumplir.

“También me di cuenta de que cuantas más experiencias vivo, más material tengo para componer. Vivir es lo que te da ese material: enamorarme de alguien, quedarme hablando con una nueva persona que conozco, sentir un desamor. Llegué a la conclusión de que para escribir canciones hay que ser muy valiente porque además de pasar por cosas que todo el mundo pasa, después te toca revivirlas para plasmarlas en canciones”, cuenta María José.

Hay una escena que la compositora recuerda perfectamente y que aún hoy la define. Sentada en la mesa de su casa en su natal Barranquilla, estaba en el último año de colegio, y su tío Ernesto le preguntó qué quería estudiar, a lo que ella respondió: “Comunicación social como mi mamá”. Y él le replicó: “¿Y la música?”, y ella, un poco intimidada con la pregunta, simplemente dijo que en algún momento se dedicaría a eso. Entonces llegó el consejo que la acompañará siempre, y que le dio su tío: “O te dedicas a ser una artista o vas a vivir frustrada el resto de la vida, te lo digo yo que me dedico a esto contra viento y marea porque no es nada fácil”.

Desde ese momento entendió que no es cierto que se debe elegir entre una pasión y una vocación, y que uno siempre podrá hacer lo que le gusta en la medida que lo haga bien, y le haga bien.

“En esta carrera hay muchos esquemas sobre cómo debes verte, escribir, hablar, presentar. Ha sido difícil decir ‘yo soy diferente y me voy a mantener en eso’, pero creo que ha jugado a mi favor”

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien