Personajes

Diana Montoya, una cara conocida

Por la versatilidad que le han dejado casi 30 años de experiencia laboral, por su compromiso con la rigurosidad y su vínculo tan cercano con la audiencia, Diana Montoya se ha consolidado como una autoridad en el periodismo nacional.
Es por eso que para muchos ha sido una alegría volverla a ver en televisión haciendo una labor fundamental para el desarrollo de la sociedad: dar a conocer, con objetividad y un proceso investigativo serio, noticias y casos que han sido invisibilizados, con el fin de generar una reflexión y, ojalá, una reacción frente a las problemáticas de quienes no tienen voz y encuentran en los medios de comunicación una oportunidad para ser tenidos en cuenta.

Desde hace unas semanas, Diana alterna la dirección y conducción del programa Dos y punto, de Caracol Radio, con la presentación del programa Lo sé todo, la nueva apuesta del Canal 1 en su horario prime time, que aborda temas de investigación en diferentes áreas de interés, como farándula, entretenimiento y política. Allí, Diana comparte el set con Ariel Osorio, Marbelle, Sara Uribe y Luisa Builes, bajo la dirección de Ronald Mayorga.

Aunque Diana se toma muy en serio su papel como periodista, también se destaca por ser una mujer divertida, con un gusto profundo por la música, las series de televisión, y – como muchas otras mujeres– los zapatos y las carteras. Sentada en la sala de su casa y usando como telón de fondo una pared donde reposa su enorme colección de discos de rock, principalmente, hizo una reflexión sobre su nuevo rol en la pantalla, acerca de los nuevos desafíos del periodismo y compartió algunas de la producciones de televisión que más disfruta hoy.

“Hay cosas que afectan a la gente y no tienen visibilidad en los medios tradicionales. Queremos estar del lado del ciudadano del común”

CARAS: ¿Hace cuánto no estaba en un proyecto en televisión?
DIANA MONTOYA: La última vez que hice televisión fue en Estados Unidos. Entre el 2005 y el 2006 trabajé en un programa que se llamaba Quién tiene la razón, que, guardadas algunas diferencias, guarda similitudes con Lo sé todo, porque era un programa donde se trataban los temas familiares y personales de los inmigrantes hispanos, dirigido a esta comunidad. Aquí en Colombia, la última vez que hice televisión fue en el 95, en un programa periodístico con Roberto Pombo que se llamaba Cambio y fuera, y yo hacía reportería en vivo. Fue el primer programa periodístico en directo que se hizo en Colombia.

CARAS: ¿Qué le llamó la atención de este formato, que la impulsó a volver a salir en la televisión?
D.M.: Mi rol es encargarme de la denuncia social, de ser una especie de la voz del pueblo. Hay muchas cosas que afectan a mucha gente, que normalmente no tienen visibilidad en los medios tradicionales. Lo que queremos hacer es estar del lado del ciudadano del común, y eso es lo que me cautiva.

CARAS: Hasta el momento, ¿cuáles han sido los casos que más le han impactado?
D.M.: El de unas personas de la tercera edad que, cuando ocurrió el terremoto de Armenia, les prometieron que les iban a ayudar con una casita, y han pasado 19 años y la siguen esperando. No hay derecho, en época electoral todos los temas son susceptibles de ser usados por los políticos, y eso mismo les prometieron a esos viejitos y les incumplieron. Otra cosa que me pareció terrible fue el tema de la salud en Chocó, me parece increíble, porque, Dios no lo quiera, si uno sufre un accidente de tránsito allá, ahí queda, porque no cuentan con un hospital nivel tres. Todos los candidatos dicen que van a mirar al Pacífico, y termina siendo mentira. No se puede jugar así con la gente.

CARAS: Con la tecnología, la información puede ser transmitida por cualquiera, y hay quienes dicen que eso amenaza la subsistencia del periodismo. ¿Qué piensa usted?
D.M.: Las redes sociales se convirtieron en el medio de comunicación de las personas que no son periodistas, entonces el reto para nosotros es volver a lo básico del periodismo: corroborar, confirmar, revisar las fuentes, revisar otra vez todo, y eso finalmente es lo que afianzamos los que aprendimos este oficio en la universidad. Hay que hacer las cosas con juicio, no hay que afanarse por decirlo primero, hay que afanarse por decirlo de una manera veraz. Ahora, si la pregunta es si los medios tradicionales se van a acabar por los medios digitales, yo pienso que no, el periodismo tiene que ser de excelente calidad, independientemente de la plataforma. En términos del oficio, la exigencia es la misma, quizás mayor hoy, porque hay muchas formas de comunicarse, pero yo pienso que si uno ejerce el periodismo y vuelve a la base, esto no se acaba.

“Hay que hacer las cosas con juicio, no hay que afanarse por decirlo primero, hay que afanarse por decirlo de una manera veraz”

CARAS: Entonces la propagación de las noticias falsas podría ser una oportunidad para que el ciudadano busque en los medios información verídica y confirmada, y confíe en ella…
D.M.: Ese es uno de los retos, no divulgar noticias falsas. Debemos entender que hay gente que las está usando para manipular las audiencias y para hacernos daño a nosotros. ¿Cómo se contrarresta esto? De nuevo, haciendo buena reportería, mirando las fuentes que son y, por ejemplo, nosotros también acudimos a medios del mundo entero para entender cómo se están moviendo los hechos, pero, si uno tiene confianza en los medios que sigue, y los lee con frecuencia y sabe que es gente que hace periodismo serio, está bien.

CARAS: Sabemos que es una gran aficionada a las series de televisión. ¿Alguna recomendación para esta temporada?
D.M.: Acabo de terminar la segunda temporada de una serie que se llama Merlí, que es catalana. Se trata de un profesor de filosofía que se enfrenta a la juventud de hoy. Es maravillosa. Me he visto al mismo tiempo Scandal y Black Mirror. Hay varias series que recomendaría especialmente. Una que se llama The Handmaid’s Tale, que es muy dura, pero buenísima. The Crown si no la han visto, es hermosa. Y hay otra que se llama This is us, que gira alrededor de una familia; hay temas cotidianos que hemos vivido todos, pero a través de una familia, y la construcción de los personajes es fabulosa.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien