Personajes

Claudia Hakim, el museo está vivo

Poner al Mambo en boca de todos, ese es uno de los objetivos de Claudia Hakim, su directora desde hace casi dos años. Y recientemente lo logró, luego de que aparecieran unos letreros de ‘Se arrienda’ en la fachada del edificio.
Luego del estupor que se generó a raíz de esto, la directora ha explicado que se trató de una estrategia de crear conciencia sobre la importancia de que los bogotanos se apropien de este espacio, que carece de recursos económicos para su debido funcionamiento.

Algunos celebraron la campaña y otros la rechazaron, pero, sin duda, en el Mambo están pasando cosas novedosas. CARAS habló con la directora sobre su llegada al museo y sobre las sorpresas que tiene planeadas este año.
Para la escultora, que fue escogida para esa posición por la gestora cultural y directora del museo por 47 años, Gloria Zea, embarcarse en esta aventura ha sido un reto que le ha traído enormes gratificaciones. Desde el principio ha buscado acercar el Mambo a la gente y reactivar la vida que merece este importante escenario artístico y cultural de la capital y del país.

Por supuesto, conseguirlo no es una tarea fácil. Claudia relata que cuando Gloria le hizo la propuesta, ella acababa de salir de trabajar como directora de la fundación NC-arte y se disponía a dedicarse de lleno a su taller. Le tomó cerca de diez días darle el sí definitivo a este proyecto. “No sé por qué Gloria me escogió”, confiesa, “algo debió ver en mí, y la verdad es que estamos respondiendo positivamente”. Y las cifras lo comprueban. Tan solo el año pasado, el museo recibió 50.000 visitantes, casi 20.000 más que en 2016.

Hace un año comenzaron a percibirse los cambios que llegaban con la gestión de Claudia. En febrero de 2017, el Mambo inauguró la renovación de su primer piso con la exposición ‘De la línea al espacio’, curada por Eduardo Serrano, y con obras de Jim Amaral, Olga de Amaral y Ricardo Cárdenas. Esta inolvidable muestra atrajo alrededor de 2.200 visitas. Desde entonces, el Mambo ha estado imparable.

Para la celebración de este año, el Mambo expondrá obras exclusivas de artistas colombianos

Pero las transformaciones no se limitan a las exposiciones, también han abarcado la reactivación de los programas educativos. “El museo sí tuvo un departamento de educación, pero tal vez dos o tres años antes de que yo llegara se había cerrado. Lo primero que hicimos al inicio fue reabrirlo. Y es que el arte educa, el arte transforma, el arte cambia la conducta de la gente, y ahora más que nunca necesitamos que el público tenga una mirada positiva ante el país. Yo sé que eso lo logramos con el arte”.

A través de convenios y colaboraciones con el sector público se han llevado a cabo varios programas para que niños, adolescentes y adultos mayores se vinculen al museo a través de proyectos artísticos que les permitan ampliar su conocimiento, explotar sus habilidades y desarrollar diferentes valores. Los programas sociales y educativos son variados, pero Claudia resalta las conferencias gratuitas y los talleres que se ofrecen en el marco de las diferentes exposiciones que llegan al museo.

Todos estos incentivos han contribuido a que cada vez más artistas colombianos se acerquen de nuevo al Mambo y vean en este una oportunidad para sus carreras. Así lo asegura Claudia: “Hay artistas que están volviendo, artistas que me están presentando proyectos. Y eso me encanta, porque el museo es de los artistas. Tenemos una colección grande, de 3.600 obras, todas son donadas, y uno ve la colección colombiana y es increíble”.

El año de la celebración

El Mambo tiene muchos motivos para festejar, pues no solo está cumpliendo 55 años de vida, sino que también se abre a una nueva era en la que la vida, el dinamismo y las oportunidades se apoderan de sus espacios. La premisa bajo la cual se ha elaborado la programación de este año, en palabras de la directora es: “El Mambo se queda en casa en el 2018, eso significa que vamos a tener exclusivamente artistas colombianos”.

Para comenzar el calendario de actividades, este mes de febrero el museo inaugurará ‘La toma del Mambo’, una propuesta que invita a 12 colectivos artísticos a “tomarse”, las salas del recinto y sus alrededores a través de la escultura, los performances y las instalaciones. “La idea es que se genere una crítica, que se genere un diálogo, una discusión en torno al papel del museo en Bogotá, y queremos que dichos colectivos se apropien de los espacios y hagan su propuesta artística”, explica Claudia.

Entre febrero y abril, la artista María José Arjona llega con un interesante análisis de conceptos filosóficos a través del performance y las prácticas curatoriales. Esta exposición estará acompañada de un paquete educativo que ella misma dirigirá.

Más adelante, de mayo a junio, se exhibirá la Colección del Mambo, que sirve como antesala a la exposición ‘¿Es usted moderno?’, de María Wills, Carmen María Jaramillo y Sylvia Suárez, que se realizará entre julio y octubre. Las artistas “van a explorar el concepto del término ‘moderno’ en las artes visuales, como en la arquitectura, el diseño, la publicidad…”, cuenta Claudia.

Luego, el 27 de octubre, en el marco de Artbo, se celebrará la Gala Mambo, un importante evento social que homenajeará oficialmente los 55 años del museo. “Estamos preparando un premio que esperamos que se institucionalice. Queremos darlo a la filantropía en las artes. Además, ya contamos con la anuencia de Raúl Ávila, el colombiano que desde hace 14 años maneja las galas del MET para organizar nuestro evento”. Aunque todavía no puede adelantar mucho más sobre la velada, la directora afirma que será una experiencia donde confluirán la buena música, con deliciosos platos y salas de arte.

Y para cerrar el año con broche de oro, la última exposición será un homenaje al artista Carlos Rojas, al cumplir 20 años de su fallecimiento, curada por María Iovino.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien