Estilo

Paula Mendoza, “Una joya siempre evoca un momento”

De Paula Mendoza se habla en inglés y en español (por ahora). Sus joyas resultan ser piezas tan cautivadoras que basta ver un brazalete, un collar o uno de sus anillos para que inicie un nuevo romance, de los más fieles que pueden existir entre una mujer y sus accesorios. Así fue para la directora de proyectos especiales de la revista InStyle, Ruthie Friendlander, quien en 2014 escribió que gracias al video de la canción XO de Beyoncé, en el que la cantante utiliza el ‘collar Glaucus’, una de las creaciones de Paula, conoció a la joyera colombiana y entonces empezó su “adicción”.

Con 16 años de experiencia, una marca consolidada en el mercado internacional y el lujo de presentar sus colecciones durante la semana de la moda de Nueva York o de París, cuesta creer que las joyas no siempre fueron el camino de Paula. Estudió Comunicación social en la Universidad Sergio Arboleda, hizo parte de El Espectador, Todelar y el departamento de comunicaciones de un banco. Y para ese momento crearlas no era más que un pasatiempo.

“Una joya siempre evoca un momento importante de la vida”, dice. Y si de su vida se trata, para ella evocan un cambio de latitud, un emprendimiento y el darse la oportunidad como artista. “En la universidad diseñaba collares y ropa. No era nada sofisticado, después llegó el viaje a Boston para visitar a un novio de ese momento. Me llevé un par de joyas y en una tienda quedaron enamorados. Se convirtió en una pasión tan grande que decidí renunciar a mi trabajo en Colombia, pedir un préstamo y empezar en lo que ya sabía era lo que más me gustaba”, dice Paula.

Paula tiene dos amuletos que nunca se quita: una pulsera y un anillo hechos para su papá, y que cuando él falleció adaptó para ella

En Washington inició todo. Allí el dueño de una galería se interesó por sus joyas y Paula empezó a hacer pedidos para él. En esa ciudad estudió joyería basada en la escultura en el Colegio de Arte y Diseño Corcoran y comenzó su sueño. El mismo con el que se mudó a Nueva York, donde siguió buscando oportunidades e inversionistas. Hasta que lo logró.
“Nunca planeé empezar en otro país con este negocio, todo se fue dando y fue increíble verlo crecer así. Washington representó una gran experiencia. Allí fundé mi empresa porque era una ciudad más tranquila y amigable para luego llegar a ese monstruo que es Nueva York. Fue un proceso muy interesante, llegar ya con el cuero curtido para poder lucharla como necesitaba”, agrega.

Han sido años de un trabajo constante, pero hoy Paula Mendoza Jewelry es una marca reconocida y aclamada, presente en firmas tan prestigiosas e importantes como Net-A-Porter, Bergdorf Goodman y Saks Fifth Avenue. Publicaciones como Vogue, Harper’s Bazaar y Elle han destacado su trabajo y celebridades como Sofía Vergara, Shakira, Cate Blanchett y Kate Moss también han lucido algunas de sus piezas.

Todo empieza en Colombia
“Hecho en Colombia, diseñado en Nueva York”. Es la descripción de la cuenta de Instagram de Paula y es precisamente esa la identidad de su marca. “Para mí es muy importante que cada cliente sepa y entienda que las joyas son hechas a mano, por artesanos: personas que han aprendido del oficio de la joyería por tradición. Además soy la más fan y orgullosa de Colombia; siempre que voy a un evento, me visto de diseñadoras colombianas”, comenta Paula.
Y es que a pesar de no vivir en el país, Colombia es su fuente de inspiración. En Bogotá está ubicado su taller. Dirigido por Nelly Muñoz, su mamá, es aquí donde los geométricos y exuberantes diseños de Paula, elaborados a partir de oro y esmeraldas, se hacen realidad.

La primera colección de Paula Mendoza con Joyería Cano será presentada en septiembre

Al hablar de algunos de sus momentos más memorables, Paula sonríe y recuerda uno muy reciente que aún le resulta difícil de creer. El pasado 30 de noviembre dio una conferencia en Naciones Unidas sobre su compromiso con artesanos locales y el convencimiento de promover su trabajo internacionalmente. Desde hace dos años trabaja en este proyecto, de la mano de su amigo Alejandro Calderón.

“La idea es viajar por toda Colombia y conocer de cerca comunidades indígenas y sus técnicas ancestrales. Entender quiénes son nuestros pueblos aborígenes para comprender quiénes somos como colombianos y así crear productos que podamos llevar al exterior, pero que sean totalmente de ‘luxury market’”.

Este será un año lleno de desafíos y nuevas aventuras para Paula. Además de su proyecto, es la nueva directora creativa de la reconocida Joyería Cano. Todo empezó en un evento para Bergdorf Goodman organizado por la familia Cano. Allí conoció a Eduardo, quien ahora se encarga de la marca y de continuar el legado de reproducir la joyería precolombina original.

Después de varios encuentros, llegó la propuesta para darle un nuevo aire a la marca, especialmente en el mercado internacional. “Esta es una empresa familiar que lleva 100 años. Lo asumo con mucha felicidad, pero también con mucho respeto. Es un reto que incluirá diseñar una colección, trabajar en las tiendas, en la imagen. No podemos estar más conectados: yo trabajo con piezas muy ligadas a Colombia,  Cano tiene moldes de 12 culturas precolombinas en sus joyas y mi proyecto se trata de rescatar técnicas ancestrales. Estamos remando hacia el mismo lado y eso es una maravilla”, comenta Paula entusiasmada.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien