Personajes

Mónica Fonseca y Juan Pablo Raba, “Joaquín tendrá una hermanita”

Un día lluvioso en Vancouver (Canadá), sirvió como telón de fondo para que Mónica Fonseca, Juan Pablo Raba y su pequeño hijo Joaquín posaran ante el lente cómplice de su amigo del alma, el fotógrafo Andrés Oyuela. En las imágenes quedó la evidencia de un amor que ha sido capaz de traspasar fronteras para mantener unidos los corazones, ponerle colores a la lluvia y risas al frío. Ese día y estas fotografías, que acompañan este artículo, representan para los Raba Fonseca muchas alegrías. Por un lado, retratan un episodio que ha sido especialmente gratificante: su vida en esta ciudad. Y por el otro, celebra la llegada de un nuevo miembro a su familia.

Mónica recuerda que en el momento de la sesión de fotos tenía alrededor de seis semanas de embarazo, y fue muy difícil posar por la náuseas que sentía y que fueron una constante durante la primera etapa de gestación. Hoy, con un poco más de 13 semanas, se siente mejor y comparte la infinita alegría de convertirse en mamá de nuevo, esta vez de una niña, con su esposo Juan Pablo y con Joaquín, quien, asegura, está “matado” por convertirse en hermano mayor. “Joaquín ha participado de todo. Le contamos en enero mientras pasábamos unos días en Los Ángeles y le pedimos que no se lo dijera a nadie, que era nuestro secreto. Y cada vez que lo dejábamos en un ‘play date’ y no estábamos (nos contaban los papás que lo invitaban), gritaba durísimo ‘tengo un secreto pero no pueden contarlo, mi mamá tiene un bebé en su panza (risas)’. Y el día que llegó de regreso al colegio hizo lo mismo. Los papás en Canadá son muy prudentes y no nos decían nada, pero siempre me preguntaban cómo me sentía… Yo ni entendía. Hasta que una mamá se me acercó y me dijo ‘todos sabemos, Joaquín le contó a todo el colegio’”, relata Mónica. Incluso, Joaquín, después de explorar muchas opciones, ya tiene un nombre predilecto para su hermanita: Josefina.

Fotografía: Andrés Oyuela

Tener otro bebé no estaba dentro de los planes inicialmente. De hecho, cuenta Juan Pablo que “en un principio pensamos en adoptar, pero por esta vida de trotamundos que llevamos no es tan sencillo, porque parte de los requisitos es tener residencias fijas”. Sin embargo, complementa Mónica, “quedar en embarazo fue una posibilidad muchas veces, y hasta ahora se dio, y fue en el momento ideal”.

La vuelta al mundo juntos
Una niña llegará para unirse a esta tribu que ha recorrido muchos países de la mano y que se ha hecho un hogar en cada rincón y en cada nueva aventura. Desde que Mónica y Juan Pablo se conocieron y se enamoraron, en 2011, comenzaron los viajes y las mudanzas. Su primera temporada juntos transcurrió en Bogotá, y luego, por el trabajo de Juan Pablo, se movían entre Miami, Caracas y la capital de país. Pero su lugar entonces era Key Biscayne, en Estados Unidos, donde nació Joaquín, y desde allá también viajaban constantemente a Argentina, donde Mónica estaba grabando unos programas.

Más adelante, a Juan Pablo se le presentó la oportunidad de trabajar en la serie de televisión Agents of S.H.I.E.L.D., de Marvel, que los llevó a plantearse la posibilidad de establecerse en Los Ángeles. Sin embargo, cuando ya tenían apartamento en la ciudad, le salió a Juan Pablo un nuevo trabajo como parte del elenco protagónico de la serie Six, de History Channel, en la que interpreta a Ricky ‘Budha’ Ortiz, miembro del equipo militar de élite Navy Seals. La primera temporada de la serie se grabó en Wilmington, Carolina del Norte, donde la familia permaneció por seis meses. Y luego, en julio de 2016, se mudaron definitivamente a Los Ángeles y estuvieron allí un año.

En ese tiempo, cuenta Juan Pablo, “hice una película entre Inglaterra y Malta, que se llama Entebbe y que se acaba de estrenar en la Berlinale, con Rosamund Pike y Daniel Brühl, y dirigida por el brasileño José Padilha”. También pasaron dos meses en Puerto Rico mientras Juan Pablo filmaba Imprisoned, con Laurence Fishburne y Juana Acosta, una historia de amor en la que, además, se hace una importante reflexión sobre el drama humano de las cárceles. Luego, volvieron a Los Ángeles, donde Joaquín terminó su primer año de prees-colar y después se embarcaron en una nueva aventura al irse a vivir a Vancouver, donde Juan Pablo acaba de terminar de grabar la segunda temporada de Six.

Fotografía: Andrés Oyuela

La experiencia ha sido tan buena que decidieron que, luego de pasar dos meses en Colombia mientras Juan Pablo participa en un nuevo proyecto, volverán a Canadá para que Joaquín termine su año escolar. “A pesar de que Vancouver es una ciudad pequeña, es muy cosmopolita. Es una joya. La calidad de vida es impresionante, es distinto de todos los lugares donde hemos estado. Canadá tiene un poquito de Europa, un poquito de Estados Unidos… es un mundo aparte. La gente es muy decente y la ciudad es muy democrática. Ha sido una grata sorpresa”, dice Mónica, y agrega que ha tenido la fortuna de crear un grupo de amigas cercanas que han hecho su estadía más placentera.

“Yo llegué a Vancouver un día antes que Moni y Joaquín, y me tuve que ir a entrenar. Volví a los cuatro o cinco días y Moni ya tenía círculo de amigas, actividades, ya estaba pensando qué entrar a estudiar… ¡a la semana!”, cuenta Juan Pablo para describir la habilidad de Mónica para adaptarse a cada nuevo lugar. Ella, por su parte, le da crédito a Wikimujeres, plataforma a través de la cual pudo hacer el contacto con otras mujeres en la ciudad.

Fue precisamente una de sus amigas quien la introdujo en su nueva pasión, el life coaching, una disciplina que empezó a estudiar en Vancouver y que le ha parecido profundamente interesante. Ese ha sido solo uno de los regalos que esa ciudad les ha dado.

Juan Pablo y Mónica remarcan la tranquilidad de su nueva vida y la belleza de la naturaleza que los rodea, pues cuentan que ya han visto unos cuatro o cinco osos, y que a su casa llegan todas las mañanas unas ardillas a las que Mónica alimenta sin falta. Además, dice Juan Pablo, al río que pasa por detrás de su hogar llegan águilas imperiales. Él ha disfrutado especialmente de las montañas que los rodean, pues, como es bien sabido, es fanático del ciclismo, o como él le llama, de la ‘biciterapia’, y todos los días se levanta antes del amanecer para practicar.

Fotografía: Andrés Oyuela

Joaquín, por su parte, también está feliz con su colegio, sus amigos y la cantidad de actividades que ofrecen la ciudad y su geografía. Y eso, que él esté feliz, es para sus papás su mayor prioridad. Ellos dicen que muchas personas les preguntan a través de sus redes sociales cómo manejan la vida escolar de Joaquín, y Juan Pablo explica que “para nosotros por ahora no es una opción no estar juntos. Hacemos el esfuerzo más grande, pero no podemos concebir que yo esté seis meses por fuera, porque, aunque vuelva los fines de semana, me pierdo en el día a día un montón de cosas. Por ahora hemos sido muy afortunados y hemos podido organizar nuestra vida de forma que Joaquín pueda ir al colegio siempre”.
Los colegios internacionales, que ofrecen un pensum articulado, le han dado a Joaquín la oportunidad de ir a estudiar en todos los lugares. Y esto es especialmente importante para que tenga constancia y continuidad, explica Mónica: “Nosotros consultamos con Patricio Uribe, que es un psicólogo muy reconocido, y nos dijo que lo mejor para él, que tiene papás con carreras que no son tan comunes, es que mantenga una regularidad. El colegio es como su lugar sagrado, el lugar donde él sabe que es seguro, donde siempre aprende algo”.
Además, implementan algunas estrategias adicionales para ayudarle a Joaquín a adaptarse a los cambios. Por ejemplo, él siempre lleva una maleta con los juguetes que lo van a acompañar durante el viaje. Y, según sus papás, cada vez que llegan a un lugar nuevo pegan fotos de los tres (pronto de los cuatro) en la nevera, haciendo que se sienta como un lugar común y familiar. “Él ya entiende cómo funciona nuestra vida, y a veces pregunta cuánto tiempo vamos a estar acá, pero no lo dice preocupado, simplemente se ha vuelto una aventura, y sabe que siempre que vayamos a otro sitio va a contar con personas que lo cuiden y lo quieran”, afirma Juan Pablo.

Un futuro brillante

Fotografía: Andrés Oyuela

Por estos días los Raba Fonseca se encuentran en Colombia y fueron varias las razones que los llevaron a pasar una temporada en el país. Por un lado, Juan Pablo está rodando la primera serie original de Netflix en Colombia, producida por Dynamo. Para él esto es especialmente gratificante porque “de alguna forma para mí, estando hace tanto tiempo afuera, poder venir a Colombia a hacer esto es muy importante. En primer lugar, es una forma de retribuir a la gente con la que he trabajado, a un país que me vio nacer como actor, donde empecé a estudiar. Es una forma de volver a decir ‘aquí estamos, sigamos trabajando y hagamos productos de calidad que podamos seguir mostrando al mundo’. En segundo lugar, la temática me interesa mucho, vamos a hablar del conflicto, del proceso de paz y a través de la historia de un reinsertado de la guerrilla, vamos a hablar de corrupción, de perdón, de redención”.

Mónica, por su parte, vino a acompañar a su esposo en este proceso, pero también hay motivos muy cercanos a su corazón que la hicieron cruzar la frontera. “Mi madrastra es fundamental para mí. La madrastra de cuento de hadas que era terrible cuando yo era chiquita, hoy en día es mi mejor amiga, es una de las personas más importantes para mí y estamos combatiendo todos, junto con ella, en familia, un cáncer, entonces vengo a Colombia a acompañar a mi marido pero también a estar con ella”, afirma Mónica.

Además, aprovechará su estadía para trabajar con La Juanfe, la fundación de Catalina Escobar, de la que Mónica es embajadora. Precisamente, hace unos días ella fue la encargada de presentar, como todos los años, el foro ‘Women Working for the World’, un evento de esa organización.

Luego de terminar sus proyectos en el país, regresarán a Vancouver. Aún no saben si es allá nacerá su bebé. Lo que sí tienen claro es que donde hay amor hay hogar y que su familia, que hoy se hace más grande y más fuerte, es el motor principal para seguir construyendo desde su trabajo y a través de sus hijos, un mundo con más luz y con más sonrisas.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien