Tecnología

¿Cómo ganó votantes Trump a través de Facebook? Una semana que de seguro Mark Zuckerberg querrá olvidar

Lo que parecían ser inocentes y graciosos cuestionarios, de los que usualmente aparecen en Facebook y que son ampliamente compartidos, del tipo “¿Qué clase de Pokemón eres?” o “¿Cuáles son las palabras que más usas?”, resultó ser una estrategia agresiva para crear una base de datos poderosa, que para muchos llevó a Trump a ganar la presidencia de los Estados Unidos.

A través de una aplicación llamada “thisismydigitallife” (esta es mi vida digital), un hombre llamado Alexsandr Kogan diseñó un cuestionario de personalidad, que hacía preguntas sobre cuán extrovertida es una persona, cuán vengativa puede ser, si uno termina proyectos, se preocupa mucho por las cosas, le gusta el arte o habla de forma animada.

El periodista de CNN Anderson Cooper entrevista a Alexsandr Kogan. Foto: cnn.com

Alrededor de 320.000 personas abordaron el cuestionario, distribuido a través de la red social pero la aplicación no solo tomaba datos de quienes participaban en los cuestionarios, sino también de sus contactos en Facebook.

Kogan fue contratado por una compañía llamada Cambridge Analytica, fundada por partidarios de los republicanos, incluido Steve Bannon, que se convertiría luego en el estratega del hoy presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Estas acusasiones han impactado fuertemente a la red social, tal así que las autoritades están investigando los límietes en la seguridad y protección de los usuarios, que ofrece Facebook. Respecto al escándalo su fundador y presidente, Mark Zuckerberg, aseguró que esto se hizo bajo el desconocimiento de Facebook y respondió que la compañía cometió “errores” y está haciendo todo lo posible para solventar el problema.

“Tenemos la responsabilidad de proteger sus datos, y si no podemos no merecemos servirles”, señaló Zuckerberg en el primer comentario que hace después de conocerse los detalles.

Aunque esto no es nuevo, desde hace tiempo profesionales del marketing ya utilizaban la información obtenida en Facebook para vender autos, ropa y vacaciones con anuncios específicos, para Kogan y Cambridge era una mina de oro sin explotar lo suficiente, gracias a las respuestas de la gente, armaron perfiles psicológicos de los votantes estadounidenses.

Kogan creó su propio cuestionario de aplicación con el que acumuló la base de datos de 50 millones de personas que sería la columna vertebral de la campaña de medios sociales de Trump.

Facebook ahora dice que Kogan lo hizo ilegalmente. Y desde entonces restringió las aplicaciones de este tipo de información en las redes de amigos.

¿Cómo lo hicieron?

Cambridge Analytica comenzó con la prueba del perfil psicológico estándar conocida como “Big Five or OCEAN”, sigla en inglés de las cinco características: apertura, escrupulosidad, extroversión, amabilidad y neurosis (o inestabilidad emocional).

En ese modelo, un usuario responde a una lista de afirmaciones como “soy alguien que tiende a organizarse” o que “rara vez se siente emocionado” o “tiene pocos intereses artísticos”, usando una escala de “totalmente de acuerdo” a “totalmente en desacuerdo”.

Esos resultados básicos se combinaron con los datos recopilados de los perfiles de Facebook y las redes de amigos, asociando listas más largas de rasgos.

Por ejemplo, para clasificar a los votantes, un algoritmo podría encontrar vínculos entre “amabilidad” o “neurosis” y género, edad, religión, pasatiempos, viajes, puntos de vista políticos específicos y una serie de otras variables.

Según Alexander Nix, director ejecutivo de Cambridge Analytica antes de que fuera suspendido el martes, se generaron unos 4.000 o más datos sobre cada votante de Estados Unidos.

El poder de los datos psicográficos, dicen los expertos, no está en el nivel de detalle de la información, sino en la combinación de datos para hacer correlaciones significativas sobre las personas, algo con lo que se requieren potentes algoritmos informáticos. Por último, permitió que la campaña supiera mucho más sobre los votantes que cualquier otra persona antes.

Dicho de manera más simple, la campaña podía enviar mensajes, noticias e imágenes a través de Facebook y otras redes sociales que a la postre buscaban presionar los puntos correctos en un individuo que lo empujaría a la base de votantes de Trump.

#DeleteFacebook

Después de que el escándalo estalló, las reacciones no se han hecho esperar. En redes como Twitter y Whatsapp, el hashtag #deletefacebook se ha convertido en un movimiento que propone el abandono de la red social, debido a la pérdida generalizada de confianza.

Hasta el momento, sin embargo, se desconoce el número exacto de usuarios que ya optaron por borrar su cuenta de Facebook.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien