Personajes

El turno de Sofía Mosquera

Es una de las artistas emergentes más prometedoras del soul urbano en el país. Entre sus sueños está cantarle a audiencias afro en distintas partes del mundo y hacer del R&B en español un género destacado

Su familia es del municipio de Florida, en el Valle del Cauca, y Sofía es la única que nació en Bogotá. La de su casa es una historia de música y de sabor afro, así que no resulta extraño que distintos ritmos la hayan acompañado en su vida y que haya sido en la música donde encontró su manera de entender el mundo. Tiene 22 años y en un mes se gradúa de mercadeo de la moda en LaSalle College. La moda y la música son sus dos grandes pasiones.

Ahora sabe que una de las cosas que más disfruta es cantar, y aunque está en una etapa de exploración, moviéndose entre distintos géneros, reconoce que este es el camino en el que debía estar. Pero no siempre fue tan claro. Después de volver de Montreal, donde estudió inglés y francés un tiempo, empezó el programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras en la Universidad Externado. Al poco tiempo se retiró.

“Yo terminaba mis trabajos de la universidad y en mi tiempo libre elaboraba la ropa que me iba a poner el otro día. Me acostaba súper tarde, pero lo disfrutaba mucho. Así que tomé la decisión de estudiar algo relacionado con la moda. También trabajé en un almacén de ropa y ahí conocí a un chico que tocaba guitarra, al que le gustaba mucho el jazz e hicimos muchos covers juntos. Ese fue el inicio con la música, tocaba en muchos bares y armaba algunos toques en mi casa. Son cosas de Dios, uno está donde tiene que estar. La verdadera vocación siempre te llama”, comenta Sofía.

Ella se ubica dentro del soul urbano, pero es enfática al decir que aún nada está totalmente definido. Sus influencias han sido muchas y diversas: a sus 9 años fueron la salsa y el reggae. Entre risas, recuerda que en esa época su papá estaba aprendiendo inglés y encontraba en la música la mejor manera de practicar. Ya en su adolescencia, Alicia Keys fue primordial así como distintas estrellas afroamericanas del Rhythm and Blues.

“Mis letras hablan sobre mis propios cuestionamientos: hasta qué punto importa lo que entendemos por realidad, nuestra posición frente a un universo donde todo es más grande que nosotros pero tenemos que arreglárnoslas”

Fue por esa época cuando empezó a cantar. Poco importó que en el colegio siempre le dijeran que cantaba feo o que lo hacía mal. “La gente siempre piensa que las cosas se deben hacer de una manera, y muchos están muy acostumbrados a esos talentos de concurso donde todos compiten por alcanzar la nota más alta. En la vida real es distinto, la voz tiene muchos matices y una de tus labores como artista es descubrirlos y experimentarlos”, agrega.

I’d rather go blind de Etta James le cambio la vida. Fue con ella que llegaron los grandes descubrimientos a ritmo de soul y blues. Artistas como Muddy Waters, Sam Cooke y Ottis Redding siguen siendo infaltables en sus listas de reproducción. Todas estas influencias fueron determinantes para descubrir su propia voz y para adquirir un tono más grueso y caracterizarla con algunos lamentos y desgarros a la hora de cantar.

El hip hop, el trip hop y el neo soul llegaron después, y para quedarse. Decidida a abrirse su propio espacio en la música, Sofía se ha encontrado con una industria que quiere apostar por artistas emergentes, y con un público dispuesto para los nuevos sonidos. Con letras de su autoría, beats y composiciones alternativas, pero con resultados atractivos y de alta calidad, nació Dizzy, el primer sencillo de su álbum Universe Collage, que espera lanzar en el primer semestre de este año.

Simplemente Mós

Ante el resto del mundo es Sofía, pero en los escenarios es simplemente Mós. Este sobrenombre proviene de su apellido Mosquera y de una decisión de apartarse de esa historia de esclavitud y colonización que arrastra, además de querer tener un nombre artístico sin un género definido: “Hice una lista de muchos nombres, pero en algún momento me pareció muy curioso que la mayoría de personas que conocía con este apellido eran afro. Así que decidí investigar y originalmente era el nombre de un español dueño de muchos esclavos a los que bautizó con su apellido. Quería darle un giro a esa historia y que al decirlo no diera a entender si era hombre, mujer o grupo”, cuenta.

Hasta el momento una de sus participaciones más importante fue en septiembre del año pasado en el festival Hermoso ruido, un espacio para artistas emergentes de los mismos creadores del Estéreo picnic, donde fue una de las invitadas. Para Sofía, este festival significó sobre todo una oportunidad para dar a conocer su proyecto musical y tener contacto con esas audiencias que quieren descubrir nuevos artistas.

No tiene presión de sobresalir o de figurar. Para ella, nunca se ha tratado de escalar o de igualar a otros artistas, va con calma y está convencida de que llegará tan lejos como deba llegar, respetando su estilo y su propuesta en esta industria. Sueña con producir su propia música, pero se enfoca en la composición de las letras y de algunos ritmos y beats que van surgiendo en medio de su proceso creativo.

“La voz tiene muchos matices y una de tus labores como artista es descubrirlos y experimentarlos”

“Mis letras hablan sobre mis propios cuestionamientos: hasta qué punto importa lo que entendemos por realidad, nuestra posición frente a un universo donde todo es más grande que nosotros pero tenemos que arreglárnoslas para manejar nuestra propia vida. Cómo nos afectan las cosas que suceden, a quién queremos, de quién nos rodeamos y por qué conectamos o no con alguien”, dice Sofía.

Este mes sonará otro de sus sencillos, 1942, una canción que también habla de esos sentimientos que no queremos dejar atrás, aunque otros ya lo hayan hecho. Concentrada en lanzar su disco, terminar su carrera y seguir encontrando su lugar, Sofía manifiesta que entre sus grandes sueños está tocar frente a audiencias afro de todas partes del mundo y participar en festivales como Afropunk, Pitchfork, South by SouthWest (SXSW) y, por qué no, estar en una versión de Coachella, aunque sienta que no encaje mucho.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien