Personajes

Carolina Gómez, sin miedo a experimentar

Con una trayectoria de más de veinte años, sigue demostrando que el verdadero talento va acompañado de versatilidad. Es actriz, presentadora, emprendedora y ahora se lanza como youtuber con su proyecto ‘Beauty Hackers’

Probablemente muchos colombianos la recuerdan por su paso por el Concurso Nacional de la Belleza, el cual ganó y la llevó a ser virreina universal. Pero lo cierto es que desde ese momento el espíritu curioso e inquieto de Carolina Gómez la ha hecho transitar por distintos caminos. Es mamá de Tomás, emprendedora y tiene una sobresaliente carrera en la actuación que ya resuena incluso en Hollywood. El primer episodio de su nuevo proyecto, en el que comparte los mejores secretos de salud y bienestar junto a la ingeniera química Katarina Stetz, se estrenó el pasado 16 de agosto. CARAS conversó con ella sobre esta nueva faceta y su vida en Estados Unidos.

CARAS: Antes del reinado, ¿se imaginaba su vida de una manera tan mediática?
Carolina Gómez: A los trece años empecé a modelar y desde ese momento las cámaras y las pasarelas se convirtieron en algo normal para mí. Uno de los primeros trabajos en medios que tuve fue a los 16 años en Telepacífico, presentaba el programa Hola sábado, y aunque en mi cabeza siempre pensé que iba a terminar con una carrera diplomática o en relaciones internacionales, nunca sentí que eso me iba alejar de cosas que me parecían divertidas, como hablar en público o posar ante una cámara. Mientras presentaba el programa y empezaba a prepararme para el reinado, cada vez me sentía más cómoda. Así que fue en algo en lo que caí porque no lo busqué, simplemente sucedió en forma natural. Y aquí sigo 25 años después.

CARAS: ¿Cuál fue ese momento decisivo en el que supo que se dedicaría a la actuación?
C.G.: La actuación llegó mucho después, cuando tenía 27 años, y es muy curioso porque también fue inesperada. Mi meta realmente era presentar noticias en inglés. En ese momento, atravesaba una etapa personal difícil, tenía 25 años y estaba trabajando en un escritorio con miles de presidentes y ejecutivos. Me sentía agradecida, pero también perdida. Empecé a vivir una vida prestada, que era mía pero no era la que profesionalmente había diseñado. Era una sombra detrás de una compañía y pasé por un momento de depresión muy fuerte. Tratando de encontrar una salida, busqué un mánager y le dije que quería llegar a CNN en Atlanta. Pero todos me proponían que actuara, así que finalmente acepté un casting para la novela El auténtico Rodrigo Leal, que escribió Juana Uribe, a quien respeto y admiro mucho. Me sentaron con Enrique Carriazo y él me cambió toda la letra. Fue un ejercicio de improvisación que me lanzó a este oficio. Ese día salí como si me hubieran mostrado una puerta que nunca había visto y decidí dejar todo: era socia de un restaurante, tenía dos programas de radio y era la gerente de producción de Vista Productions. Convertirme en actriz fue un proceso de catarsis y de sanación muy importante en mi vida. Mi mejor terapia.

CARAS: ¿Cómo ha sido abrirse camino en el mundo de Hollywood?
C.G.: Es muy difícil entrar, hay tantos factores que no necesariamente responden al nivel de actuación que tengas: soy muy blanca para ser latina, mi estatura, mi acento es muy neutro y termino compitiendo con latinas, europeas y norteamericanas porque también encajo en ese tipo de personajes. El promedio para poder romper la barrera es de siete a nueve años, esa es la realidad. Sofía (Vergara) se demoró quince. En Estados Unidos es un proceso mucho más frío. Mientras aquí te encuentras con el director, allá entras con una propuesta y no tienes idea si es lo que quieren. Pero estoy contenta, no me he dado por vencida y me queda la satisfacción de saber que me salí de mi zona de confort y que esto ha tenido un efecto positivo en mi formación actoral. Ya he trabajado y eso mantiene la esperanza.

“Nos falta lealtad de género, nos falta unirnos; si fuéramos más inteligentes emocionalmente, estaríamos en nuestro propio reino”

CARAS: ¿Qué opina de movimientos como #MeToo o #TimesUp?
C.G.: Es increíble que se hayan demorado tanto. #TimesUp es simplemente fantástico. Me parece maravilloso que tengamos abogados que estén cuidando los derechos y no solo de las mujeres porque hay muchos hombres que están sometidos al acoso sexual, laboral,
desigualdad y de eso no se habla. Además, hay muchas cosas que debemos revaluar. No nos pueden seguir educando con esa premisa de que hay que ponerse bonita para conocer el prospecto de hombre que nos va a mantener. Las primeras en ser machistas somos las mujeres latinas. Pienso también que nos falta lealtad de género, nos falta unirnos; si fuéramos más inteligentes emocionalmente, estaríamos en nuestro propio reino. Movimientos como estos han permitido que hombres, sobre todo jóvenes, revalúen sus acciones, y eso es maravilloso. Ellos son nuestros aliados, pero tenemos que reeducarnos todos como sociedad.

CARAS: ¿Por qué convertirse en youtuber?
C.G.: Las redes sociales se han vuelto muy importantes al momento de comunicarnos y nosotros, las generaciones que no somos millennials, que no nacimos en medio de interconexión y que estamos entre los 35 y 45 años, las hemos incorporado. Pero al mismo tiempo tenemos una nostalgia de nuestra época que nos permite interactuar de una manera distinta a través de estas mismas redes. YouTube me parece increíble, pero es como un Tamagotchi: si no alimentas tu canal, se muere. A mí todo el tiempo me preguntan mucho por consejos de belleza porque se nota que tengo una vida sana. En mis veintes tuve problemas de colon terribles, hasta que un día probé con la medicina holística y me animé a cambiar mi estilo de vida por completo. Siento que eso me ha permitido envejecer muy bien. Así que por qué no compartirlo con todas las personas que desean aplicarlo para su vida. Sin embargo, interactuar con los usuarios o responder todos sus comentarios no era tan fácil a través de Instagram o Facebook, así que decidí abrir mi canal: ‘Carolina Gomez Official’.

CARAS: ¿De que se trata ‘Beauty Hackers’, y por qué hacerlo con Katarina Stetz?
C.G.: Una amiga en común nos presentó hace un año y medio. Ella es ingeniera química, es sueca y su pasión es el cuidado de la piel. Empezamos a hablar de cosas de belleza y la conversación terminó siendo sobre la avena que uno machaca en la casa, la cúrcuma que todo lo resuelve. Nos dimos cuenta de que eran cosas caseras, de que ambas somos muy curiosas y que nos encanta aplicarnos menjurjes. Yo investigo mucho precisamente porque tengo un problema de digestión severo y sufro de rosácea, una condición dermatológica. Así que primero busco 10 fuentes, las consulto con cinco médicos, las pruebo y después sí me atrevo a recomendarlas. Ella se la pasa en un laboratorio. Por más diferencias culturales que existan, somos muy parecidas. ‘Beauty Hackers’ se trata de eso, un video semanal con recomendaciones para el cuidado de la piel, que se realizará en inglés y en español porque Katarina no habla español, aunque quiere aprenderlo y adora la cultura latinoamericana. Con esto también quisimos mostrar que en internet no hay fronteras, es mucha gente con gustos en común sin importar el idioma, la religión o el país de donde se es. Es un experimento como todos los que han empezado como youtubers, sin pretensiones y muy divertido.

CARAS: Además de su canal en YouTube, ¿qué proyectos vienen?
C.G.: Voy a grabar una serie en México y Estados Unidos, sobre una mujer un poco mayor. Además, voy a presentar la elección de la Señorita Colombia 2018-2019 en Medellín. Y sigo en Los Ángeles yendo a audiciones.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien