Novias

El novio también es protagonista

Por Paula Osorio, diseñadora – especialista en trajes a la medida

Son muchos los factores al momento de elegir el traje perfecto para el novio: la hora en que se va a realizar la ceremonia, el lugar, el estilo de la boda, la paleta de color, el protocolo de vestuario y, por supuesto, el gusto del prometido. Siempre habrá dudas con respecto al traje ideal para usar en esta ocasión, así que estas son algunas pautas.

El traje de verano debe ser fresco y cómodo. Las fibras naturales, como lino y algodón, son ideales para tolerar las altas temperaturas y la humedad gracias a su composición y a que son tejidos abiertos que las hace flexibles y frescos. El novio puede elegir un traje en colores marfil, blanco y gris, que son los más usados o un tono pastel como rosa pálido o azul claro y acompañarlo con una camisa blanca de algodón.

Otra opción para un atuendo de verano es el traje o la chaqueta de rayas, que generalmente se usa blanco con líneas azules o beige. Se lleva con una camisa blanca, marfil o rosa y se puede acompañar con accesorios en tonos pasteles y con texturas.

Si el novio no quiere usar traje completo, la guayabera es una alternativa, pero asegurándose de elegir una con la que se sienta cómodo y que sobresalga entre las tradicionales que usan, por lo general, los asistentes. Esta prenda es considerada como parte de una vestimenta de etiqueta, pero para una boda en la playa.

Si el matrimonio es campestre, tanto en un contexto veraniego como en clima templado, se puede optar por un traje azul marino, cobalto o gris claro, que puede ir con chaleco para darle más formalidad y marcar una diferencia clara con respecto a los invitados. Accesorios como corbata o corbatín y pañuelo de bolsillo en colores vibrantes son ideales para complementar este atuendo. El traje de lana en cuadros o príncipe de Gales es una de las apuestas de la temporada, usado en colores claros para la primavera y oscuros para el otoño. Este tipo de looks son una  apuesta arriesgada, pero con estilo y seguridad el novio se destacará.

El esmoquin es una excelente opción para bodas elegantes, o incluso para ceremonias en jardines en clima templado o frío. Con este traje es posible experimentar con materiales, texturas y formas, y se puede usar el clásico negro con solapa y detalles en satín o seda; azul sólido o con texturas en tejidos geométricos y orgánicos. Para la chaqueta se puede jugar con otras bases textiles como Jacquard o terciopelo, y aplicar estas variaciones al traje de solapa de pico con dos botones o con solapa redondeada con un botón, el corte más clásico. El esmoquin  blanco es una opción de verano para boda hacia el final del día y en la noche.

En la paleta de color para el otoño encontramos el negro, los azules noche y naútico, los grises y el borgoña como color protagonista de la temporada. Para los más osados, no hay reglas puntuales respecto al momento y la temporada, los trajes con texturas como flores, formas geométricas y orgánicas hacen la diferencia.

Elegir los accesorios correctamente es clave para lograr el atuendo perfecto.

Los zapatos: para los trajes de verano son ideales los tonos cálidos, beige, ocre y café, ya que no generan un contraste tan alto con los tonos pálidos. Pueden ser de cordones con punta redonda o semi cuadrada o los loafers o slippers de gamuza o cuero liso. Las alpargatas son una opción de moda más descomplicada, pero muy original.

Los trajes en colores azules y grises claros van muy bien con las tonalidades del café, y pueden ser de cordones con acabados desvanecidos o difuminados, los tipo Oxford y los monk strap de dos hebillas. Con el esmoquin se usan los clásicos de charol o slippers, así como los lisos de amarrar.

Las medias: Para los trajes de etiqueta es importante usar medias de seda o delgadas a tono con el color del pantalón. Si el concepto de la boda y el atuendo son más informales, se puede jugar con múltiples opciones de colores, diseños y texturas, pero siempre con equilibrio.

Corbatas y corbatines: Las clásicas de seda son ideales para acompañar los trajes más elegantes, en grises, azules y rojos a tono con el vestido. El rosa, el granate y el azul cobalto son colores de tendencia que funcionan para trajes tanto de verano como de otoño.

Como cuota de moda se usan las corbatas y corbatines florales, los puntos y los arabescos en tonos pasteles o fuertes. Estos pueden ser combinados con pañuelos en un color sólido, con el mismo diseño o contrastados en la misma paleta de color.

Las tirantas: Se usaron siempre como sujetadores para el pantalón y fueron reemplazadas por el cinturón. Si bien se han convertido en un accesorio de moda, su funcionalidad es clave como una opción más elegante y para lograr que el atuendo se vea más limpio.

PARA TENER EN CUENTA

Uno de los aspectos fundamentales al momento de elegir un traje es el fit o la silueta. La opción ideal es tener prendas hechas a medida con un ajuste perfecto de acuerdo a las medidas, la forma del cuerpo y el gusto del novio. Estos son algunos puntos clave:

Elegir su talla siempre

La chaqueta debe apuntar cómodamente.

La línea de los hombros en la
prenda no debe sobresalir
demasiado respecto a la espalda.

La manga debe llegar hasta el hueso exterior de la muñeca, y debe permitir que la camisa sobresalga al menos
un centímetro por debajo de ella.

El pantalón debe caer cómodamente, y al sentarse no debe ejercer
presión en las piernas.

La cintura del pantalón debe
apuntar precisa.

El largo del pantalón debe
cubrir la boca de los zapatos ligeramente; no debe quedar
arrugado o con exceso de tela.

El cuello de la camisa debe apuntar cómodamente con al menos un centímetro de holgura.

Ilustraciones: Paula Osorio

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien