Estilo

No pasan de moda

Para tener estilo no hay edad y estas cuatro personalidades son la prueba de ello. Aquí un perfil de mujeres de más de 60 años que inspiran a otros por su energía y autenticidad

Baddie Winkle

‘Baddie’ no se pierde alfombras rojas o semanas de la moda, y ya entre sus amigas se encuentra Miley Cyrus

Helen Van Winkle, o ‘Baddie’ Winkle, como se le conoce, es una celebridad en Instagram. Tiene 90 años, y hace cinco alcanzó la fama a través de esta red social cuando una de sus bisnietas subió una foto de ella vistiendo shorts de jean y una camiseta bastante hippie. Fue entonces que nació ‘Baddie Winkle’, una cuenta a través de la cual esta mujer comparte su extrovertida personalidad y en la que se expresa a través de la moda, pues es amante del estilo y no teme usar prendas que muchos considerarían juveniles.

Su éxito ha sido tal que no se pierde ninguna semana de la moda y es amiga de celebridades como Miley Cyrus, Gwen Stefani y Kylie Jenner.

Y aunque hoy muestra un espíritu inquebrantable y lleno de alegría, la verdad es que luchó por años contra la depresión que le generó la muerte de su esposo, tras 35 años de matrimonio, y luego la de su hijo, quien falleció por un cáncer a sus 46 años.

Su alter ego, ‘Baddie’, ha sido para la estadounidense un medio para superar la crisis e inspirar a sus casi cuatro millones de seguidores para abrazar el paso del tiempo con originalidad y sin miedos.

Iris Apfel

“Más es más” es el lema de esta experta en moda de 97 años de edad. Nacida en 1921, la norteamericana se convirtió en una de las primeras mujeres en hablar de estilo personal y de la ropa y los accesorios como herramientas para expresar la personalidad.

Sus enormes gafas de marco negro, su pelo corto gris y los innumerables accesorios que mezcla a su antojo con sus excéntricos atuendos la han hecho famosa, y la historia se está encargando de darle el crédito que Iris merece por sus aportes a la moda.

Antes de que los jeans fueran utilizados por las mujeres, Iris ya los lucía con orgullo, y sin una pizca de timidez. La neoyorquina rompió todas las reglas de la moda, demostrando que la personalidad, la creatividad y el sentido artístico son los verdaderos conductores del estilo.

Tras estudiar historia del arte en NYU y de asistir a la escuela de arte en la Universidad de Winconsin, comenzó su carrera trabajando en la revista femenina Women’s Wear Daily. También fue asistente del diseñador de interiores Elinor Johnson y del ilustrador de moda Robert Goodman. Luego, Iris fundó una firma de diseño interior, a través de la cual conoció a su esposo por 67 años, Carl Apfel, quien falleció en 2015.

Juntos fundaron Old World Weavers, la compañía textil predilecta de celebridades, políticos y personalidades de la sociedad. Pronto, Iris se hizo un nombre propio por su estilo y su estética, y en su honor se realizó el documental Iris, dirigido por Albert Maysles, estrenado en 2014. Hoy, esta estrella de la moda cuenta con un millón de seguidores en su cuenta de Instagram, quienes continúan aprendiendo sus lecciones de moda y de vida.

Libros, exposiciones,
documentales y charlas hacen parte de las actividades cotidianas de Iris

Carmen Dell’Orefice

Tiene 87 años y su belleza continúa intacta. La neoyorquina ha pasado a la historia como la modelo más longeva del mundo. Y es que el paso del tiempo no ha sido un impedimento para que ella siga siendo una de las favoritas de las marcas para sus campañas y pasarelas.

Su cuerpo, entrenado con el exigente régimen del ballet, continúa erguido, firme, y su cara aún se transforma para expresarlo todo frente a las cámaras. Comenzó su carrera a los 15 años de edad, tras ser descubierta en un autobús. Pero salir en portadas de revistas como Vogue o Harper’s Bazaar nunca fue tan importante para ella como tener un trabajo con el que le ayudaba a su madre a pagar el arriendo de su apartamento.

Entre muchos otros logros, Carmen fue la imagen del perfume Chanel Nº 5, de Rolex, Elizabeth Arden y Revlon. Además, ha sido musa de importantes artistas contemporáneos como Salvador Dalí.

Hoy, a su edad y con la belleza intacta, continúa pisando las pasarelas y ha protagonizado campañas como la de la marca de ropa Airfield.

Linda Rodin

Galerista, vendedora de libros y fotógrafa… Todas las profesiones que exploró llevaron a esta estadounidense de 69 años a encontrar su verdadera vocación: la moda.
Linda se convirtió en una de las estilistas más reconocidas de la industria, y llegó a trabajar con Harper’s Bazaar, Victoria’s Secret, Revlon, Vogue Italia y con personalidades como Madonna y Halle Berry.

Cuando su nombre ya era en sí una marca, Linda lanzó en 2008 Rudin Olio Lusso, una exitosa línea de productos para el cuidado de la piel y maquillaje. Su obsesión por encontrar un brebaje mágico que potenciara la belleza de la piel comenzó durante sus viajes, donde encontró una gran variedad de aceites esenciales. Ella misma empezó a experimentar con mezclas, hasta que dio con una que se empezó a popularizar, pues ella repartía este óleo entre las modelos que se encontraba en las sesiones de fotos, y muy pronto los maquilladores que la rodeaban se enamoraron del producto.

Fue así como decidió formalizar su invento y se convirtió en una exitosa empresaria del mundo de los cosméticos. A su edad, como ella misma lo dice, ha envejecido con gracia, y su belleza natural es producto del consumo de
sus aceites.

Y aunque ama su compañía, los ojos de Linda aún continúan en servicio de la belleza y es a través de su cuenta de Instagram que comparte con sus seguidores los rincones, los espacios y las imágenes que capturan su atención.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

close-link
error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien