Cultura

Todas por el MAMBO

Cinco diseñadoras aceptaron la invitación del Museo de Arte Moderno de Bogotá para ser las protagonistas de la Gala del MamBo, una gran fiesta donde se celebrarán los 55 años del museo, y en la que moda y arte se unirán con un fin particular: recaudar fondos para que el MamBo no pare

La noche del 27 de octubre será difícil de olvidar. Ese día, en medio de la semana del arte de la capital, el Museo de Arte Moderno de Bogotá (MamBo) celebrará sus 55 años de fundación. Y lo hará a lo grande, con una imponente gala que mezclará cultura, filantropía y moda. Será el evento del año en estos ámbitos, pues para hacer más impresionante la celebración, el museo tomó la decisión de invitar a cinco diseñadoras para que crearan un vestido inspiradas en un artista colombiano. “Yo siento que la moda y el arte siempre van juntos, es uno el que las va separando”, explica Claudia Hakim, directora del MamBo y gestora de la gala. “Cada creación de los diseñadores es una pieza de arte, es como cuando un artista plástico tiene una modelo y la pinta. Yo creo que ahí está la relación”.

Para la Gala del MamBo, como ha sido bautizada la celebración, invitó a Silvia Tcherassi, Johanna Ortiz, Amelia Pombo, Pepa Pombo y Olga Piedrahíta a diseñar un vestido teniendo en mente un artista colombiano. Silvia decidió inspirarse en Fernando Botero: “Él no solo tiene un talento inigualable, sino que su sentido del color y del volumen son impresionantes y, por si fuera poco, tiene un sentido de la moda muy desarrollado, y eso se puede apreciar en sus pinturas”, explica la diseñadora barranquillera.

La idea de esta celebración fue de Claudia Hakim. Pensando en cómo celebrar los 55 años del museo, su directora barajó diferentes opciones. Y en medio de estas, se le ocurrió hacer una gala, como lo hacen los museos en todo el mundo, con el fin de recaudar fondos, algo que el MamBo también busca.

“El arte es para usar, la moda también es para usar. De pronto el arte en algún momento era más para para observar, para disfrutar, pero al ponerte un vestido también lo disfrutas”, Claudia Hakim

Para montarla, tomaron como inspiración la famosa Gala del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (Met por sus siglas en inglés), que cada año reúne moda y cultura en un mismo evento. “Yo siempre he seguido muy de cerca la Gala del Met, que es de alguna manera el ejemplo. Así que decidimos hacer algo similar, pero dentro de nuestras proporciones, que no son menos, y ajustado a nuestra manera de hacer las cosas”, recuerda Claudia.

El maestro Alejandro Obregón fue la inspiración para la diseñadora caleña Johanna Ortiz. “Quise jugar con la idea del realismo mágico, transformando las pepas del vestido en aquellos peces audaces, las barracudas, que formaron parte de la obra del pintor como elemento onírico. También admiro mucho la exploración del color rojo que hizo él, así que, a través de una pincelada, quisimos expresar intuición, pasión, placer y emociones profundas, como las que se respiran en el aire caliente de la costa Caribe, donde vivió Alejandro más de 20 años”, cuenta la creadora.

Lo primero que hizo Claudia entonces fue ponerse en contacto con Raúl Ávila, un artista colombiano que lleva más de diez años como creador artístico de la Gala del Met. Se reunieron y él aceptó venir a trabajar con el MamBo como diseñador de la gala. Poco a poco se fue conformando un sólido equipo, en el que cada uno fue aportando desde su experiencia. Luego de contar con Ávila, a Claudia la contactó la galerista Ángela Arroyo, quien le dijo que quería ayudarla, y que ella podía manejar el evento, pues ya lo había hecho en otros lugares, con gran éxito.

La siguiente en llegar al equipo de la Gala fue Pilar Castaño. Y es que si se quería unir moda y cultura, era lógico contar con ella. “Sentimos que la moda es arte, es una pieza de arte, que en el caso de la Gala va a ser lucida como si fuera un performance. Una diseñadora también es una artista, pues finalmente lo que hace es tener una idea, desarrollarla, diseñarla y llevarla a un fin, que en este caso es el vestido”, comenta Claudia.

“Es interesante que la invitada sea la moda, con las diferentes maneras de abordarla, porque eso enriquece este fenómeno”, Olga Piedrahíta

Pilar fue la que sugirió los nombres de las cinco diseñadoras. En el comité organizador se sabía que en Colombia hay excelentes diseñadores, pero se quiso optar por cinco mujeres, que tuvieran gran trayectoria, para que fueran ellas las que los representaran.

La Gala tendrá varios momentos. El primero será la conexión con la moda. Los asistentes, quienes contribuyeron económicamente para poder asistir a la fiesta, serán recibidos por una alfombra verde, que es el color de toda la celebración. Después de todo, en los aniversarios y efemérides los 55 años se celebran con la esmeralda.

La diseñadora bogotana Pepa Pombo creó un vestido para celebrar el trabajo de Beatriz González. “Es una inspiración en una obra de ella, a quien le tengo profunda admiración como artista, y es un lenguaje más allá de lo que ella ha inspirado. Ella lo hizo en papel tapiz, y ahora yo me atrevo a elaborar algo inspirado en ella pero en telar, en textil, en lo que yo manejo. Ella es la protagonista y la que me inspira”, explica Pepa sobre su vestido.

La alfombra estará decorada por los diseños de Raúl Ávila, y quienes pasen por ella serán recibidos por Kika Rocha. Aquí se hablará de los otros diseñadores colombianos que vistieron a las asistentes, pues este momento será el homenaje a la moda del país. Después de esto se pasará al coctel y la comida, que será ya al interior del museo.

“Creo que la moda y el arte tienen mucho en común, pero lo más importante es ayudar a esta causa, que es clave para la sociedad”, Amelia Toro

Algo importante es que los asistentes a la gala podrán disfrutar de buena parte de la colección del MamBo, que se encuentra exhibida actualmente como parte de la exposición ‘El arte de la desobediencia’. “Esta exposición recopila 20 años de historia del arte moderno en Colombia. Fue curada por Carmen María Jaramillo, María Wills y Sylvia Suárez, y estas tres mujeres sacaron cerca de 200 obras propias del museo, que fueron ayudadas a conservar, restaurar y arreglar para exponer gracias a la Cámara de Comercio de Bogotá. Así los asistentes podrán ver parte denuestra colección”, explica Claudia Hakim.

Como parte de la celebración, el museo ha creado un premio a la filantropía, con el cual quieren destacar a las personas que ayudan a la labor de la institución. La galardonada este año será la coleccionista Lily Scarpeta, quien año tras año apoya el arte, la música, artistas emergentes, entre otras iniciativas. El museo quiere agradecer esa labor de mecenazgo.

Para Amelia Toro, elegir el artista en quien se inspiraría no fue difícil. Ella optó por una amiga: Ana Mercedes Hoyos: “Con tanto cariño que le tengo y tanta admiración por su obra, qué oportunidad y privilegio poder hacer algo basada en su trabajo. Yo no escogí una pintura específica, sino más bien mi relación con toda su obra y en detalles de diferentes obras, que me llevaron a crear un vestido estampado y rebordado de color amarillo, recordando nuestro Caribe colombiano.

Para la mitad de la noche se tiene programado otro momento muy especial de la velada: una subasta, que será particular porque la gente no pujará por obras de arte o elementos físicos que se les pueda entregar: “Se trata de una subasta de experiencias, algunas culturales, otras gastronómicas, otras de estilo de vida, incluso algunas deportivas”, comenta Claudia. “Esperamos que sea un éxito porque son experiencias incomparables”. Después de esto, habrá una fiesta para todos los asistentes.

“Si habláramos más de cultura, no existirían tantas diferencias, porque el arte celebra la inclusión, la diversidad y el respeto”, Silvia Tcherassi

Claudia espera que esta gran celebración se convierta en una tradición del MamBo, que se celebre cada dos años. También está segura de que el haberla hecho durante la semana del arte le abrió la puerta a mucha gente que no está vinculada con el arte a que conociera el museo. “Seguramente habrá muchos que vengan por primera vez”.

El equipo detrás de la Gala del Mambo lleva casi un año trabajando para que todo el evento salga a la perfección. Lo hacen con un objetivo muy claro: garantizar el funcionamiento de la institución para 2019. Por eso, no dejan ningún detalle al azar, pues su meta es que todos los asistentes salgan felices de haber ido, que se vinculen a los programas de patrocinio que tiene el museo, y que dentro de dos años, cuando la Gala se repita, la gente sepa que no se la puede perder.

La escultora Lydia Azout fue la inspiración de Olga Piedrahíta. “El vestido está compuesto por nueve vestidos, que se ponen uno sobre otro y cada uno es único y diferente al otro pero el mismo. Son nueve y cada uno es único e irrepetible, y la suma de todos puede verse como uno o como un palimpsesto para otros, donde hay trabajos que yo asocio con la escultura de la obra de Lydia, geometrías en sesgos negros de algodón que en la suma de todo vestido sobre vestido se arma un diálogo muy bello geométrico, y se ven todos porque son transparentes”, comenta la diseñadora paisa. “No creo estar haciendo una propuesta de moda, para mí es una reflexión sobre el ritual femenino al vestirse”.

“Al final, la moda y el arte son un medio para el espectador, para que cumpla con su necesidad natural de expresiones estéticas y sentimientos”, Johanna Ortiz

De arte y moda

Tanto Claudia como las diseñadoras tienen claro que son muchos más los puntos que unen al arte y la moda que los que los dividen.  Amelia Toro, por ejemplo, afirma que “en todo mi trabajo el arte siempre ha tenido una influencia enorme, con distintos pintores, pero casi todas mis colecciones muestran una gran influencia en el arte, no solamente en la selección de mis tejidos, de misestampados sino también mucho las siluetas. La moda y el arte mantienen una conexión muy profunda, es un idioma de la sociedad”.

Algo similar opina Johanna Ortiz: “Las dos son expresiones artísticas. Un diseñador y un artista no están muy alejados el uno del otro. Los dos viven procesos creativos en la invención de una obra, los dos buscan exponer su punto de vista de estética y concepto, y los dos buscan un sello personal en su obra final”.

Para Olga Piedrahíta, la relación arte-moda “es la manera que busco para abordar el vestido. Eso me parece relevante, y la singularidad con la que lo hago. A mí me interesa el arte, tengo un gran interés por él y me nutre, me inspira, particularmente yo veo más arte que moda en mis intereses cuando viajo”.

“Es un honor estar en un museo. Creo que yo siempre he tenido la idea de que donde mejor se exhibe el arte es en un museo, ahí corona su título final”, Pepa Pombo

La moda como elemento de expresión es un punto en común que todas encuentran a la hora de ver la relación entre esta y el arte. Claudia Hakim afirma que ambas son formas de comunicar, las dos tienen esa función, así sea en espacios diferentes. “Entonces, lo que estamos haciendo con la gala es uniendo los espacios, logrando que arte y moda se encuentren en el museo”.
Silvia Tcherassi va por el mismo camino: “Cuando recibí la Orden de las Artes y las Letras por parte del gobierno francés, afirmé que la moda es la más democrática de las artes, porque convivimos con ella. Pero más allá de discutir la validez estética del arte como disciplina, quiero hacer énfasis en la moda como forma de expresión y como reflejo de los tiempos en que se crea. Por eso los museos le han abierto sus puertas a la moda”.

Finalmente, Pepa Pombo siente la relación como algo muy cercano: “Yo siento que todo es arte, hasta saber vivir, entonces considero que es muy importante tener una permanente comunicación con el arte, en cualquier forma. Este se puede ver desde cualquier dimensión y creo que es una manera y una
forma de vivir”.

Este amplio y entretenido debate vivirá un momento especial el próximo 27 de octubre. Ahí, los asistentes a la Gala del MamBo podrán vivir una experiencia única, siendo parte de una singular unión de arte, moda y filantropía, donde se tiene un fin: “Queremos que la gente se enamore del museo, que sienta la importancia del MamBo para la cultura del país, y que ojalá se vinculen a los diferentes programas de apoyo que tenemos”, concluye Claudia.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien