Realeza

Corinna, el nombre del escándalo

La corona española sigue maniobrando en tensas aguas por cuenta de unas grabaciones filtradas hace unos meses y que comprometerían al rey emérito Juan Carlos I con negocios turbios. La fuente: su supuesta examante

Se podría suponer que entre las razones que tuvo el rey Juan Carlos I fue descansar de la atención que generan las monarquías a los medios. Pero por cuenta de varios escándalos, los últimos meses ha pasado lo contrario, y tanto él como su familia y su pasado han estado permanentemente en los periódicos y revistas españolas.

Todo comienza con la filtración de las grabaciones, hechas hace varios años, de unas conversaciones de Corinna zu Sayn-Wittgenstein, señalada como la amante del rey en varias ocasiones, con el comisario José Manuel Villarejo. En estas grabaciones, Corinna habría revelado varios secretos del monarca, entre ellos que él la habría utilizado a ella para poner propiedades y abrir cuentas bancarias en Suiza a su nombre y el de su primo, Álvaro de Orleans-Borbón.

La imposición del Tosión de Oro, en enero, fue de los últimos actos públicos en el que se vio al rey emérito Juan Carlos I. Luego de las filtraciones de Corinna, en verano estuvo alejado de las cámaras

A lo largo de la conversación, la alemana compromete al monarca en el caso Nóos, que llevó a la cárcel a Iñaki Urdangarin, esposo de su hija, la infanta Cristina. Según Corinna, Juan Carlos sabía perfectamente lo que estaba ocurriendo, y que aseguraba que si alguien tenía que pagar por el escándalo, serían Iñaki y ella, en lugar de él y Cristina. Según las grabaciones, ella afirmó sentirse entre la espada y la pared, porque, por un lado, había recibido la responsabilidad de resguardar los bienes del rey y, por el otro, no podía entregarlas porque podría ser acusada de delitos como lavado de activos.

Mucho se ha especulado, y ya por varios años, sobre Corinna zu Sayn-Wittgenstein y su relación con el rey Juan Carlos. En España, muchos medios afirman que fueron amantes por más de 10 años, y que este escándalo es el resultado de los rencores de una mujer dolida. Ella ha estado casada dos veces, y ambas relaciones terminaron en divorcio. En 1990 contrajo matrimonio con Philip Adkins, de quien se separó en 1993, y luego entre 2000 y 2005 fue esposa del aristócrata alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein-Sayn, quien gracias a sus títulos la acercó a la realeza europea. Con cada uno de ellos tiene un hijo.

El romance entre Corinna y el rey Juan Carlos habría empezado en un viaje de caza en 2004

Su historia con Juan Carlos I habría empezado en 2004. Ese año coincidieron en el coto de caza La Encomienda, un área donde esta actividad es permitida. Todos saben muy bien la afición del rey por esta práctica, por lo que es habitual verlo en espacios como este, gusto que comparte con Corinna, por lo que este lugar sería uno de los sitios donde la pareja solía pasar tiempo juntos.

Su nombre empezó a ser relacionado con el rey a raíz de una sesión de caza en Botswana, en 2012, que fue famosa a nivel mundial porque Juan Carlos mató a un elefante. Cuando empezó a ser relacionada con el monarca, ella aseguró que era su “amiga entrañable”, aunque muchos medios aseguran que la familia real sabía de su existencia. Se habla incluso de una ocasión, en 2012, en que el rey habría tenido una comida con sus tres hijos en la que habría planteado la posibilidad de divorciarse. Dicen que habría puesto de ejemplo a Carlos y Diana.

Ese supuesto pensamiento de Juan Carlos sobre la separación también aparece en las grabaciones filtradas. Pero como es evidente, nunca lo llevó a cabo, y él sigue casado con la reina Sofía, aunque se habla de que hace tiempo llevan vidas prácticamente independientes. De hecho, desde julio, cuando estalló todo este escándalo, no se les ha visto juntos en público.

Su versión
Luego de que se conocieran los audios, Corinna envió un comunicado al periódico The Times para tratar de bajarle el tono a ciertos apartes de las grabaciones. En este escrito aseguraba que todo se trataba de una “campaña de descrédito con motivación política” contra ella.

En la corta misiva, la alemana aseguraba que siempre “he actuado correctamente y pretendo continuar viviendo mi vida de forma tranquila, con independencia de los años de acoso constante y de los intentos de descrédito público que he padecido con un sinfín de información falsa”. Y concluía diciendo que tenía un enorme respeto por las instituciones de España.

Los coletazos
Si bien la casa real española ha mantenido silencio sobre este tema, se sabe que no hay mucha tranquilidad de puertas para adentro. Y la principal razón es que se siente en el ambiente que los españoles están cansados con la monarquía, y que por lo tanto ya se viven momentos de decadencia de esta figura.
Esto se debe a que con tanta especulación en torno a los miembros de la familia real, esta ha dejado de ser un ejemplo, como debería ser. Muy por el contrario, cada vez es más frecuente verlos en medio de polémicas.

La familia real española estaría preocupada porque tanto escándalo les hace perder el respeto de la opinión pública

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien