Personajes

Sara Ferrari, oficios que transforman

Esta antropóloga realizó un cortometraje para Artesanías de Colombia, donde ofrece una visión profunda sobre los trabajos, contextos y saberes de las comunidades que elaboran productos que se pueden encontrar en Expoartesanías. En esta feria se estrenará la cinta

Viajar por Colombia permite descubrir sus innumerables riquezas. La diversidad natural y cultural inunda los paisajes y, con el fin del conflicto armado, se despejan los caminos y se abren posibilidades para adentrarse en aquellos lugares que hacen del nuestro un país mágico.

Sin embargo, todavía son muchas las comunidades que desconocemos desde las ciudades, pero que Artesanías de Colombia acerca, gracias a sus iniciativas y proyectos. Expoartesanías, que este año se celebra del 5 al 18 de diciembre en Corferias, se ha convertido en una de las plataformas más importantes de esta organización para conectar los saberes ancestrales de las poblaciones colombianas, que se reflejan en sus trabajos manuales, con los habitantes de las grandes ciudades del país y de muchos otros lugares del mundo, que vienen para sumergirse en la belleza indescriptible de estos elementos.

Sara Ferrari trabaja desde 2013 en el proyecto APD de Artesanías de Colombia, que se enfoca en la atención a población desplazada, víctima y vulnerable. La experta, graduada de antropología de la Universidad de los Andes, cuenta con estudios en arte en la misma institución y con una maestría en antropología visual de la Freire Universitaet de Berlín.

Sara explica que la APD trabaja multidisciplinariamente. En su caso particular, se enfoca en la contextualización, investigación y rescate de las tradiciones de las comunidades con las que trabajan, entre las que se encuentran comunidades embera, wounaan, eperara siapidara, awake y afro. Además, la antropóloga busca visibilizar a estas poblaciones a través del desarrollo de materiales audiovisuales. Por otro lado, explica Sara, “la trabajadora social se enfoca en el trabajo en equipo, de resolución de conflictos, tiene que ver un poco más con el hecho del ser víctimas. Otra parte es la de emprendimiento, relacionado con superar el cuello de botella que significa la comercialización en estos territorios tan apartados. Y el más importante de todos es el de diseño. En Artesanías de Colombia está muy arraigado el término codiseño, que quiere decir trabajo de diseño entre las dos partes, y tanto los diseñadores como los artesanos están proponiendo todo el tiempo diseños y hay una mediación de las otras disciplinas para que se logre un acuerdo entre ellos. La idea es que no solamente se mantenga la tradición, que es fundamental, sino que el producto que se va a sacar sea competitivo en el mercado”.

A lo largo de estos años de trabajo con las comunidades, Sara ha sido testigo de las enormes transformaciones que genera el desarrollo de proyectos productivos a través de la artesanía, y para ejemplificarlo menciona dos casos emblemáticos. Uno de ellos es el de la comunidad taparalito, en el bajo San Juan (Chocó), integrada por indígenas wounaan, que trabajan el werregue. “Esta es una fibra supremamente complicada”, asegura Sara, “porque desde la extracción hasta la producción de la artesanía pasa mucho tiempo y se necesita bastante conocimiento al respecto”. Además, esta comunidad en particular ha estado confinada varias veces por actores armados diferentes, pero el proyecto de Artesanías de Colombia entró al territorio cuando la situación estaba controlada y se encontró con un enorme potencial. Sin embargo, hasta el momento la comunidad no había hecho un ejercicio juicioso de producir organizadamente. “La idea fue trabajar con ellos desde ese punto de vista, también hacer un poco de rescate de simbología, mejorar los acabados y lograr una comercialización más estable. Desde el componente del emprendimiento, hemos logrado algunos compradores locales, no solo en el marco de Expoartesanías y las ferias”, relata Sara.

La otra comunidad a la que se refiere la antropóloga se llama guangüí, un resguardo de la etnia eperara siapidara, ubicada a seis horas de Timbiquí (Cauca) en lancha, y sus pobladores elaboran cestería en paja de tetera. Por muchos años, este resguardo estuvo rodeado por la guerrilla de las Farc y luego de su desmovilización tuvieron un espacio de tranquilidad que se ha visto interrumpido por la llegada de otros grupos a la zona. Sara cuenta que lo que han buscado allí es contrarrestar la economía ilegal, ofreciéndoles a las personas alternativas de vida a través de la artesanía. “Hay muchas mujeres que están involucradas porque se han dado cuenta de los beneficios que se obtienen a partir de este oficio, que además es un tema muy tradicional y que involucra no solo a las personas de mediana edad, sino a los más ancianos y a los más jóvenes, permitiendo que haya una rotación de saberes”.

En el documental que sara realizó se podrán ver los rostros, contextos y avances de las poblaciones que trabajan cestería, sombrerería, orfebrería, tallado de madera y lutería, oficios a través de los cuales se han gestado importantes transformaciones sociales

Refugio para la paz

Cada año, Artesanías de Colombia lanza un audiovisual en el marco de Expoartesanías que tiene como fin mostrarles a los compradores quiénes son los fabricantes de los productos que están viendo, cuál es su contexto y cómo sus oficios les permiten vivir mejor y en paz. Hasta 2017, la APD presentó cortos de 10 minutos que visibilizaban a las comunidades exitosas a través de sus oficios y tradiciones. “Este año quisimos hacer algo más segmentado para tener mayor difusión y que nos permita mostrarlo en redes”, cuenta Sara. Por eso, el cortometraje de este año estará dividido en cinco microrrelatos enfocados en diferentes oficios, que son cestería, sombrerería, orfebrería, tallado de madera y lutería. En cada relato, las personas van a contar su historia y van a mostrar cómo es el proceso de extracción de los materiales y producción de la pieza final.

Sara tiene muchas expectativas frente a estos productos audiovisuales: “Primero, que se abra el espectro y muchas más personas puedan conocer lugares que ni se imaginan que existen en Colombia, y que muy pocos conocen debido a que han estado rodeados por el conflicto. Espero que se concienticen sobre esos contextos que se sienten tan alejados de nuestra ciudad.

Segundo, a nivel comercial, ojalá muchos se sensibilicen y entiendan que los productos que compran, además de ser muy bellos, son objetos con unas cargas simbólicas y culturales que muchas veces no valoramos. Por último, es importante humanizar el producto, que está hecho por personas que no solo han sufrido el conflicto –porque no me gusta hablar con pesimismo–, sino que tienen un gran potencial y una creatividad enormes,
todo esto alimentado por su entorno”, concluye la antropóloga.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien