Personajes

La magia de María Villegas

En su más reciente novela, Mila Scott, el despertar del fuego, la escritora se sumerge en el mundo de las hadas y ofrece a través de las aventuras de la protagonista de la historia importantes lecciones de espiritualidad y crecimiento

Qué pasaría si las hadas vivieran infiltradas en el mundo de los humanos? ¿Cuál sería su propósito en la tierra? ¿Qué deberíamos aprender de ellas? Estas preguntas estuvieron rondando por la cabeza de la escritora María Villegas cuando, hace alrededor de dos años, se sentó a escribir Mila Scott, el despertar del fuego, una novela juvenil (apta para adultos) que sigue la historia de Mila, una adolescente de 14 años cuya vida normal de estudiante en París se ve interrumpida por la muerte de su abuela. Ese suceso la lleva a descubrir profundos secretos de su vida, su pasado y su familia. El más grande de ellos es que ella, en realidad, es un hada de fuego, y que la supervivencia del reino feérico depende de su valentía.

La trama lleva al lector a un recorrido por distintos lugares de Escocia, donde se desarrollan las aventuras de Mila, y por el mundo fantástico de las hadas y otros seres que para muchos son mitos, pero cuya existencia, para María y muchas personas más, es tan real como la de los humanos. “Desde chiquita mi gran sueño ha sido hacer magia”, dice María al comenzar a relatar cómo ha sido su relación con las hadas. “Yo siento que las hadas y todo este tipo de cosas son creencias que a uno le permiten abrirse a la magia del universo y a lo que la vida tenga para dar”.

Siendo muy pequeña, la escritora le expresó a su mamá la fascinación que sentía por la magia, y esta última, como un regalo, la inscribió a cursos con un mago tradicional, pero no era a ese tipo de magia a la que se refería María. Ella soñaba con los poderes maravillosos que tenía Mary Poppins y otros personajes fantásticos. Con el tiempo, se dio cuenta de que la cocina era lo más cercano a la magia que el ser humano podía practicar, y por eso escogió esa profesión, que más adelante la llevó a escribir numerosos libros de recetas y a dictar cursos sobre salud, bienestar y alimentación, otra de sus especialidades.

Por eso para ella la cocina y la magia tienen una relación muy estrecha, y ambas inciden considerablemente en su vida. Sin embargo, hace algunos años, una situación bastante particular la llevó a encontrarse de forma inesperada con el detonante que le dio vida a Mila Scott.

María cuenta que, paradójicamente, durante un curso que dictó sobre alimentación saludable se empezó a sentir mal de salud. No podía comer, y su cuerpo no respondía a ningún tratamiento. De la noche a la mañana, la comida, uno de sus grandes amores, se convirtió en una de sus pesadillas. “Con solo acercarme a la comida me brotaba, me empezó a caer muy mal todo, sin importar que fuera saludable o no, entonces me tocó dejar de comer, me adelgacé muchísimo y estuve muy enferma. Duré como un año a punta de agua de coco, que era lo único que toleraba, y de suero. Como es lógico, esto me sacudió emocionalmente muchísimo”.

María le dedicó su libro a Hannah, su hija menor, de nueve años, quien la ayudó a construir la historia y quien, al igual que ella, encuentra fascinante el mundo de la magia y de las hadas

Al enfrentarse al miedo y la incertidumbre que le producía esta enfermedad, se dio cuenta de que “en ese momento tenía dos opciones. Una era decir ‘por qué me está pasando eso’ y hacerme la víctima y decir que la vida es injusta y ponerme a sufrir, y la otra era preguntarme esto para qué me está pasando, cuál es el aprendizaje que viene con esto”.

Entonces decidió ser más grande que sus temores y echó mano de diferentes herramientas que la ayudaran a recargarse debido a que no podía comer. Se refugió en el yoga, en el amor de su familia y en la meditación. “En una de esas sesiones de meditación, yo, como siempre, invité a los ángeles, a los arcángeles, a la Virgen María y a las hadas y duendes que están a mi alrededor. Estaba en esa meditación y de pronto me volteé a mirar y me vi a mí misma con unas alas rojas y el mensaje era: ‘Tú eres un hada de fuego’”, relata María.

Esta señal le causó curiosidad, aunque no era la primera vez que ella sentía cercanía con estos seres. Siempre creyó en ellos y varias veces, en sesiones de sanación y terapia, le habían dicho que cuando ella llegaba a los espacios, estos se llenaban de hadas. También admite que muchas veces ha sentido que las hadas le envían mensajes y la ayudan a activar su imaginación cuando se sienta a escribir libros e historias para niños. “Mi conexión con las hadas es algo que ha sido recurrente en toda mi vida, es como una fuerza superior a mí, llámenla como quieran, la fuerza del universo, una energía, pero a mí me gusta ponerle el nombre de las hadas a esa fuerza porque me parece más entretenido y definitivamente creo en ellas”.

Luego de esa experiencia de meditación, María se dedicó a investigar sobre el mundo feérico, del cual abundan las historias, especialmente en países como Escocia e Irlanda, donde las personas tienen conciencia de que comparten su espacio y las áreas naturales con estos seres. Esto le sirvió a la escritora, además, para hacer un llamado a través de esta narración para que nos desprendamos de la tecnología y nos conectemos con la naturaleza, con la esencia y con la intuición, valores que Mila Scott va aprendiendo a lo largo de la novela.

Pero estas no fueron las únicas reflexiones que la autora camufló en medio de las aventuras de la protagonista. En el libro se encuentran distintos y valiosos mensajes que hacen referencia a la espiritualidad. Por ejemplo, el manejo del miedo, que no nos debe bloquear sino ser una herramienta para ver más allá y crecer, y aprender a escuchar la voz del corazón y la intuición, y no tanto la de la razón. “Lo otro es que a ti en la vida todo te sucede para algo, para que evoluciones, por más ilógica que sea la situación”, expresa María, y agrega que “otro mensaje muy fuerte es que el papá de Mila le dice a ella ‘hay dos días en los que no puedes hacer nada, que son ayer y mañana’. Esto invita a conectarse con el ahora, a replantearnos y pensar qué estamos haciendo hoy para vivir más plenamente, en lugar de preocuparnos por lo que hicimos ayer o por lo que va a pasar mañana”.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien