Realeza

¿Irrespeto a la reina?

Seguir el protocolo real británico no es fácil, y muchos famosos lo han comprobado al ofender a la reina Isabel II sin querer, por no seguir las normas establecidas. Aunque sus actos no son graves aparentemente, dentro de la familia real resultan escandalosos.

Meghan Markle

La esposa del príncipe Harry, nombrada el día de su boda duquesa de Sussex, se ha entrenado muy bien para desempeñar su papel dentro de la familia real británica. Además de dejar su trabajo como actriz, actualizó su ropero a las exigencias de la monarquía, cambió su forma de peinarse y de expresarse, y hasta tuvo que aprender cómo sentarse, pararse y caminar en presencia de la abuela de su esposo, la reina Isabel II. Sin embargo, hace unos meses la duquesa cometió un pequeño error, cuando durante una cena en el palacio de Buckingham en honor a jóvenes líderes del mundo, Meghan hizo su entrada con su marido y, juntos, se sentaron al lado de la monarca. En ese momento, Markle, que lucía un delicado vestido color palo rosa, se sentó y cruzó la pierna: una terrible falta al protocolo real. Según este, las mujeres nobles deben sentarse con las dos piernas juntas o con los tobillos cruzados cuando se encuentren en presencia de la reina. Para desgracia de Meghan, al evento asistieron cientos de fotógrafos que dejaron registrado su error.

Michelle Obama

Si bien el protocolo real se ha vuelto más flexible en los últimos años y gestos como hacer la venia a la reina ya no son obligatorios, el contacto físico, más allá de un saludo de mano, está más que prohibido. Muchas personas son conscientes de esta regla, que al parecer olvidó la exprimera dama Michelle Obama. En el año 2009, cuando su esposo acababa de asumir la presidencia de Estados Unidos, la popular pareja viajó a Londres para su primer encuentro con la reina Isabel II y con el príncipe Felipe. Todo marchó de maravilla, pero de pronto, y ante las cámaras de varios fotógrafos, Michelle rompió todas las reglas y abrazó a la reina por la espalda. Para sorpresa, esta última respondió abrazando a Michelle también. Por supuesto, el Reino Unido quedó atónito ante el gesto de Michelle, quien explicó recientemente en su libro Becoming los verdaderos motivos de ese cálido abrazo. Según relata la exprimera dama, durante una reunión que tuvieron ella y su esposo con la reina Isabel II, esta le comentó que sus zapatos eran muy incómodos y que le dolían los pies. Michelle le dijo que a ella le pasaba lo mismo, y por eso más tarde la abrazó cuando ambas estaban de pie como un gesto de apoyo femenino.

Donald Trump

Todo el mundo sabe que el actual presidente no se caracteriza por sus buenos modales, pero muchos esperaban que por lo menos ante la monarca del Reino Unido se comportara de forma caballerosa. Infortunadamente, Trump incurrió en varias ofensas en contra de la reina. En primer lugar, llegó 10 minutos tarde a tomar el té con ella en el Castillo de Windsor, lo que para cualquier británico es una falta de respeto, pues su cultura valora enormemente la puntualidad. En segundo lugar, el presidente dejó el saco de su traje abierto en presencia de la reina, en vez de abotonarlo, como lo pide el protocolo. Y en último lugar, caminó frente a ella en público, dándole la espalda. Esta es tal vez la ofensa más grave de todas, pues ni siquiera su esposo, el príncipe Felipe, ha caminado delante de ella en un evento público durante sus 70 años de matrimonio. Por todos estos motivos, el mandatario se convirtió en tendencia en Twitter, y hasta los usuarios que no apoyan a la monarquía manifestaron sus voces de protesta, no solo por haber insultado con sus ademanes a la soberana de un país, sino porque se trata de una mujer mayor de 90 años.

Anna Wintour

Este año, la reina Isabel II asistió por primera vez en su vida al show de apertura del London Fashion Week. Ante la fascinación de los presentes, la monarca apareció justo antes de que comenzara el desfile del diseñador Richard Quinn y se sentó en primera fila junto a la reina de la moda, Anna Wintour, editora en jefe de la revista Vogue. Aunque causó sensación que la reina asistiera al evento de moda más importante de la capital británica, Wintour fue fuertemente criticada, pues no se quitó sus gafas de sol como símbolo de respeto durante el encuentro. Como muchos saben, la editora es famosa por usar este accesorio, que se ha convertido en su sello personal. Según ella, el verdadero motivo por el que las usa radica en que de esta forma puede ocultar sus emociones de los lentes de los paparazzi, quienes están muy pendientes de las reacciones de Anna, la mujer más poderosa de la industria de la moda, durante los desfiles. Aunque muchos criticaron su gesto con la reina, según expertos en protocolo, quitarse los lentes oscuros solo es necesario cuando la persona va a ser presentada oficialmente a la reina. Y este no era el caso, pues las dos mujeres se conocen desde años. Incluso, Anna fue nombrada ‘lady’ por la reina en 2017.

Lewis Hamilton

Por ser un ciudadano destacado, el famoso corredor británico de la Fórmula 1 fue invitado a disfrutar de un almuerzo con la reina Isabel II. Hamilton, que era un manojo de nervios, fue ubicado a la izquierda de la reina, y cuando estaban sirviendo el agua, decidió entablar conversación con ella, pero esta lo interrumpió: “No, tú hablas primero con la persona a tu izquierda y yo hablo con la persona a mi derecha. Luego, podemos hablar los dos”. Lewis asegura que la reina fue muy dulce al darle esta explicación, aunque eso no evitó que se sintiera avergonzado. Luego se enteró de que durante las comidas es la reina quien debe iniciar la conversación. Durante el primer plato habla con la persona sentada a su derecha, considerada la invitada de honor, y durante el segundo plato, conversa con la persona a su izquierda.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien