Realeza

La navidad y la realeza

Desde sus hogares, varios monarcas europeos le enviaron a sus pueblos, y al mundo entero, mensajes de navidad llenos de buenos deseos y esperanza. Aquí recopilamos lo que dijeron algunos de ellos.

Reina Isabel II de Inglaterra
En su mensaje de Navidad, la reina Isabel le hizo un guiño al agitado presente político que vive su país, por cuenta del Brexit entre otros temas, buscando calmar los ánimos. Una de las frases que más resonaron fue “incluso con las diferencias más profundas, tratar a la otra persona con respeto y como otro ser humano es siempre un buen primer paso hacia una mayor comprensión”.

La reina también tuvo tiempo para hacer un recuento a su agitado 2018: “Más cerca de casa ha sido un año ocupado para mi familia. Dos bodas y dos bebés, y otro niño que se espera pronto, ayudaron a que la abuela estuviera bien ocupada”. Y aprovechó para recordar y darle un mensaje a su heredero, el Príncipe Carlos: “También hemos tenido otras celebraciones, incluido el cumpleaños número 70 del Príncipe de Gales. Algunas culturas creen que una larga vida trae sabiduría. Me gustaría pensar que así es”.

Para su mensaje la monarca lució un vestido de seda color marfil firmado por Angela Kelly, y un broche en forma de escarabajo que le regaló su esposo, Felipe de Edimburgo, en 1966.

En otro aparte, Isabel II recordó los valores que se han mantenido inamovibles con los años: “A través de los muchos cambios que he visto a lo largo de los años, la fe, la amistad y la familia no solo han sido una constante para mí, sino también una fuente de consuelo y tranquilidad personales.

Como ya es tradición, la Reina Isabel finalizó su mensaje con una reflexión sobre el nacimiento de Jesús: “La historia de la Navidad conserva su atractivo gracias a que no proporciona explicaciones teóricas para los enigmas de la vida. En cambio, se trata del nacimiento de un niño y la esperanza que ese nacimiento trajo al mundo hace ya 2.000 años. Solo unas pocas personas reconocieron a Jesús cuando nació, ahora miles de millones lo siguen. Creo que este mensaje de paz en la tierra y buena voluntad para todos nunca expirará. Puede ser atendido por todos, y se necesita más que nunca”.

Rey Felipe VI de España

La alocución navideña del monarca español se grabó en el Palacio de la Zarzuela. Desde ahí, Felipe VI envió los mejores deseos para esta época en nombre de su esposa, la reina Letizia, sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, y en el suyo propio, asegurando que todos esperaban que “en el año 2019 podáis ver cumplidos vuestros anhelos y aspiraciones”.

Luego pasó a temas un poco más formales, y recordó a las quienes sufrían situaciones difíciles en lo personal, lo económico, lo social, o quienes están lejos de sus hogares o seres queridos. A ellos, les dirigió este mensaje: “En estas horas, que han de ser para la alegría y de celebración, nuestro corazón y nuestro pensamiento están a vuestro lado”.

Su mensaje se centró en la convivencia, la democracia y la condena a la violencia, asegurando que las personas deberían comprometerse a erradicar eso último de sus vidas. Después aprovechó para hablar del aniversario 40 de la constitución española, que marco el regreso de la democracia al país luego de la dictadura de Franco. Felipe VI recordó que en ese momento a los líderes del país “les unía un objetivo muy claro: la democracia y la libertad en España; definir unas reglas comunes que garantizaran nuestra convivencia. Y lo lograron. De ese éxito nos hemos beneficiado las siguientes generaciones”.

Después envió un mensaje a la juventud que dijo, vive unas circunstancias no tan fáciles: “Los jóvenes vivís inmersos en la realidad de una sociedad tecnológica —de cambios continuos y acelerados— que plantea nuevos interrogantes, pero que a la vez está llena de nuevas oportunidades. Tenéis talento, creéis en la paz, estáis abiertos al mundo porque sois y os sentís europeos, sois solidarios, estáis comprometidos con las causas sociales, con la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente. Queréis vivir y convivir, pero tenéis problemas serios”.

El monarca finalizó con un esperanzador mensaje sobre lo que viene: “Con esa esperanza y confianza en el futuro, sigamos adelante. Con coraje y sin descanso. Porque todos podemos hacer mucho por el bien común, y superarnos cada día; haciendo cada uno lo que nos corresponde y apoyando a quien cumple con su obligación; animando a quien lo precisa —sin que nadie quede atrás—, y sumando todas nuestras fuerzas en el deseo de una España siempre mejor, porque los españoles lo merecemos”. Dicho esto, deseó nuevamente una feliz navidad a todos los españoles.

Rey Guillermo Alejandro de los Países Bajos El rey holandés se dirigió a su pueblo desde la biblioteca del Palacio Noordeinde, uno de los cuatro que tiene la familia real, ubicado en La Haya. Guillermo dijo que la época de navidad era ideal para unirse y conectarse, asegurando que cada persona vive este tiempo de manera diferente. También dijo que él y su esposa sabían lo difícil que eran estos días para las personas que extrañaban a alguien, haciendo alusión al suicido de su cuñada Inés Zorreguieta, ocurrido a principios de año.

Su mensaje duró cinco minutos, y el él aprovechó para exaltar a los ciudadanos de Holanda como la razón que había convertido al país en uno de los mejores lugares del mundo para vivir y trabajar. Para ejemplificarlo, habló de que, en sus visitas a las diferentes ciudades del país, siempre encuentra habitantes trabajando juntos para sacar adelante proyectos comunes, como un jardín para que todos lo disfruten. Sobre esto, el monarca dijo que cree que pequeños actos como ese forjan un gran país: “Una mejor Holanda comienza en las casas pequeñas”.

Para finalizar, habló de sus expectativas para los próximos años: “Un futuro hermoso es posible siempre y cuando sigamos creyendo en nosotros mismos y en los demás”, aseguró.

Rey Felipe de Bélgica 

La familia fue el foco principal del mensaje navideño del rey de los belgas. Su discurso, grabado en holandés, francés y alemán, Felipe de Bélgica, empezó hablando cómo la navidad y el año nuevo son momentos ideales para mirar hacia atrás y para recordar “que la vida es un camino que no seguimos solos, sino con compañeros de viaje que, como nosotros, necesitan compañía, alguien para escuchar y dar consejos “.

Luego habló de cómo entiende él estos días: “Para la mayoría de nosotros, las vacaciones de Navidad son un momento para reunirse y compartir. Momentos en los que nos tomamos tiempo el uno para el otro. Para aquellos que soportan pruebas severas, están solos o han perdido a un ser querido, la presencia amorosa de otro es invaluable”.

 Vale la pena recordar que la hija mayor del Rey Felipe y la reina Matilde, la princesa Isabel, estuvo este año lejos de casa, estudiando en País de Gales. Si bien ella regresó a Bélgica para las festividades, el monarca aprovechó su discurso para hablar del ‘nido vacío’, hablando de cómo extraña a sus hijos: “Con quienes tienen hijos, la Reina y yo compartimos el deseo de vivir con ellos en el momento, en la presencia real y verdadera de cada uno. Sabemos lo importantes que son estos momentos, pero también lo fácilmente que los extrañas. Estos son los momentos en los que podemos compartir con nuestros hijos tal como son, y alegrarnos de redescubrirlos”.

Rey Carlos XVI Gustavo de SueciaFoto: Peter Knutson, The Royal Court, Sweden En su mensaje navideño el rey sueco tuvo tiempo para todo. Recordó fechas especiales, como los centenarios de la Primera Guerra Mundial y el parlamento de Suecia, el aniversario 200 de la dinastía Bernadotte en su país, el cumpleaños 75 de su esposa, la reina Silvia, y el nacimiento de su séptima nieta, la princesa Adriana, a quién saludó diciendo que su llegada “nos hizo muy felices”.

La reflexión marcó el tono del discurso. En el principio, el monarca reconoció la diversidad de religiones que hay en Suecia, afirmando que muchos en su país estaban celebrando las fiestas en familia, pero afirmando que había otros tantos que no celebran la navidad: “Independientemente de cómo vean la Navidad, espero que estos días les den la oportunidad de reflexionar, ahora que el año está llegando a su fin y pronto comenzará uno nuevo”.

Después habló de las muchas personas que conoció durante sus viajes por el país, destacando que muchos asumieron importantes responsabilidades tanto en la vida cotidiana como en situaciones extremas: “personas que han hecho una diferencia cuando han mostrado valor, pensamiento y acción”. El monarca les dedicó un aparte especial a quienes combatieron los incendios forestales que azotaron a Suecia durante el verano, reconociéndoles su valor y sacrificio para minimizar los daños.

El mensaje finalizó con sus buenos deseos para todos: “Quiero terminar este saludo navideño del Palacio Real en Estocolmo deseándoles una feliz Navidad, y un feliz año nuevo 2019″.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien