Viajes

República Dominicana
un plan sin fin

Este país consolida su estatus de destino perfecto para desconectarse en cualquier momento del año gracias a una posición privilegiada, que hace que siempre sea verano.

Santo Domingo

La capital del país tiene el balance perfecto de historia y actualidad. A quienes les encanta recorrer lugares emblemáticos, esta cuenta con la Ciudad Colonial, una de las más antiguas de América, con edificaciones de 1510. Allí sobresale la catedral de Santa María la Menor, que data de 1512 y, según muchos historiadores, fue la primera en ser erigida en ese continente, donde hay que apreciar su arquitectura gótica y sus imponentes puertas, que tienen más de 500 años. Todo esto fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1990 por la Unesco. Ya en la zona moderna, la oferta gastronómica y de vida nocturna también es variada, y está ubicada en las calles Winston Churchill, Gustavo Mejía Ricart, Abraham Lincoln, Roberto Pastoriza, Sarasota, en el Malecón, y en la Ciudad Colonial. Parte de su magia es que muchos bares son terrazas al aire libre donde se puede socializar con facilidad.

La Romana

Esta población se ha ido consolidando como uno de los mayores centros turísticos del país gracias a sus espectaculares playas y su mezcla de planes y programas. El principal de estos es el golf, pues cuenta con uno de los mejores campos de República Dominicana, el cual es altamente visitado. La población desarrolló una importante infraestructura turística con hoteles de primer nivel, restaurantes y bares para los más exigentes. Otro sitio para visitar es Altos de Chavón, una réplica de una aldea mediterránea del siglo XVI que cuenta con centro cultural, teatro y museo.

Parque Nacional Los Haitises

Uno de los principales rincones naturales de República Dominicana. Está ubicado en el noroeste del país, hace parte de la Bahía de Samaná y solo se puede acceder a él por barco. Es considerado una de las zonas más biodiversas del Caribe, pues en su interior habitan más de 100 especies de aves, 700 de plantas y una gran variedad de mamíferos y reptiles, entre ellos tortugas y culebras. Está compuesto por 98 kilómetros cuadrados de manglar y cuenta con unas cuevas donde se puede apreciar el arte precolombino hechos por los indígenas tainos. Quienes deseen tener una estadía larga en este lugar pueden visitar Paraíso Caño Hondo, ubicado en Sabana de la Mar, una población cercana al Parque, donde se encuentran pequeños hospedajes especializados en el ecoturismo. El plan aquí es desconectarse y dejarse arropar por la fuerza y la tranquilidad de la naturaleza.

Punta Cana

Gracias a sus espectaculares playas, donde se encuentran el mar Caribe y el océano Atlántico, este puede ser el lugar más reconocido de República Dominicana a nivel mundial. Todos lo buscan para descansar y relajarse, gozar del buen clima y las playas, o simplemente dejar el tiempo pasar. En esta ciudad se encuentran numerosos resorts donde el lujo y la exclusividad son la norma. Muchos de ellos cuentan con campos de golf, otro de los atractivos del país, para jugar mientras el resto de la familia descansa. En las noches, se puede aprovechar las discotecas de cada resort o visitar las que ofrece la ciudad, donde la fiesta está garantizada hasta altas horas de la madrugada. Si bien la mayoría de los hoteles cuentan con playa, hay otras que vale la pena conocer, como Arena Gorda, Cabeza de Toro, Cabo Engaño, Uvero Alto, Lavacama, Juanilo y Bávaro, la más famosa de la localidad. En estas se encuentra reunida buena parte de la oferta gastronómica de Punta Cana, pues los restaurantes la aprovechan para abrir sus locales y completar la experiencia con el paisaje. Es tal la importancia de este destino que su aeropuerto es uno de los mejor conectados del Caribe, ya que recibe vuelos de 26 países diferentes y es responsable de mover el 64% de los turistas que ingresan a República Dominicana.

Puerto Plata

Con más de 100 kilómetros de arena y mar, no es sorpresa que en esta población todo pase en la playa. Cabarete es el lugar predilecto para actividades extremas, como kitesurf, windsurf y buceo, deportes que también se pueden practicar en las otras diez playas públicas que ofrece la ciudad, todas con hermosas arenas blancas y paisajes que combinan la inmensidad del mar con las cordilleras que rodean el puerto. Quienes quieran gozar de la mejor vista, deben subir por teleférico hasta lo alto de la montaña Isabel de Torres, donde el espectáculo es sin igual.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien