Personajes

Michael B. Jordan golpe a golpe

Foto: AFP

CARAS habló con el protagonista de Creed II: defendiendo el legado antes de su estreno en Colombia para conocer sus expectativas ante este regreso al ring

En 2015, el actor Michael B. Jordan obtuvo un papel que muchos perseguían: Adonis “Donnie” Creed, el hijo de Apollo Creed, rival y amigo de Rocky Balboa en la historia del boxeador que hizo famoso a Sylvester Stallone en los años 70 y 80. La idea era relanzar la saga a través de nuevos personajes que se conectaran con los originales.

Entonces, en esa película, llamada Creed: corazón de campeón, Rocky se convierte en el entrenador y mentor de Adonis, buscando alcanzar la gloria que tuvieron él y su padre.

La película fue un todo un éxito, lo que garantizó una segunda parte que llega este mes a los cines del país. En esta oportunidad, Donnie sigue forjando su carrera como boxeador mientras consolida su familia y enfrenta otros retos. Jordan regresó al papel, lo que fue para él una gran alegría porque “desde el principio fue un honor poder hacer parte de esta historia. Creed II: Defendiendo el legado es una gran película que sigue la historia de la anterior, pero que tiene mucho más”, le dijo el actor en conversación telefónica a CARAS. “En esta oportunidad se ve crecer a los personajes, se les ve la evolución, Donnie ahora tiene una familia, es papá, se ve una dinámica muy interesante ahí. Además, se trata de ver el crecimiento de estos personajes, ver cómo enfrentan nuevos retos y cómo van desarrollando sus carreras, tanto a nivel personal como profesional. Es muy emocionante verlo”.

Escenas de ‘Creed II: DEfendiendo el legado’, donde Sylvester Stallone y Michael B. Jordan repiten sus roles de entrenador y pupilo

Cuando Jordan nació, en 1987, la saga Rocky ya iba bien adelantada, pues dos años antes se había estrenado Rocky IV. El actor recuerda que desde pequeño fue muy fan de la saga, y que esa película fue la primera que vio, y le sirvió para quedar encantado con la historia, los personajes y el boxeo.

En ese momento no solo no sabía que terminaría vinculado a la franquicia, sino que además tendría la oportunidad de reinterpretar, de alguna manera, una de las peleas más recordadas de la saga: la que protagonizan Apollo Creed e Ivan Drago en Rocky IV, que termina con la muerte de Apollo en brazos de Rocky por cuenta de los golpes de su retador. 

En la nueva película, Adonis, convertido en estrella mundial, logra una importante serie de triunfos que lo llevan a ganar el título de campeón de los pesos pesados. Entonces, es retado por Ivan Drago para que pelee con su hijo, Viktor. “Pensar que estábamos haciendo una nueva versión de esa pelea tan icónica para la historia de Rocky fue algo increíble”, afirma Michael. “De alguna manera repetimos el Creed versus Drago, pero ahora a través de sus hijos, es algo muy emocionante no solo para nosotros, sino para los fans de la saga, tanto de la primera como de la historia de ‘Donnie’”.

Hacer las dos películas de Creed ha sido para Michael una experiencia muy especial por varias razones. La primera, que desde pequeño fue fanático de los deportes de combate: “Siempre estuve pendiente del boxeo, me gustaba mucho, y también las artes marciales”.

Además, gracias a estas películas, tuvo la oportunidad de compartir con una estrella tanto dentro como fuera de los sets de grabación: Sylvester Stallone. “Si hay alguien que sabe de boxeo y de películas sobre boxeo, es él. Siempre estuvo pendiente de nosotros para aconsejarnos sobre cómo movernos, dónde pararnos en el ring, cómo dar los golpes… Siempre está listo para colaborarnos en todo, y en especial en las escenas de boxeo. Es una leyenda”,
afirma Michael.

Sobre las escenas de pelea, el actor afirma que el realismo que se ve en pantalla se debe a un arduo trabajo, donde está involucrada mucha gente: “Son tomas que requieren mucha concentración, pero que a la vez son muy divertidas de hacer, y te generan mucha adrenalina. Son difíciles, sin duda, pero lo trabajamos mucho para que al final se tenga todo muy coordinado, hasta el punto de que a veces lo sientes como un baile, como una gran coreografía”.

“Pensar que estábamos haciendo una nueva versión de una pelea tan icónica para la historia de Rocky fue algo increíble”

Otro punto importante para el actor durante este proceso es la parte física. Pocos roles como estos exigen tanto, pues para interpretar a un boxeador se requiere “mucho trabajo, mucho gimnasio, mucho cardio, mucho ejercicio”, afirma Jordan. En esta ocasión, confesó, le tomó un poco más de tiempo ponerse en forma y lograr mantener el look el tiempo que duró la grabación. Pero los resultados saltan a la vista.

Siendo la segunda parte de una saga, y teniendo en cuenta que sobre Rocky se hicieron seis películas, es imposible no pensar en un tercer capítulo en la historia de ‘Donnie’ Creed. Aunque no hay nada oficial, Michael no oculta que le gustaría subir al ring una vez más, pues siente que hay muchas historias por contar y los personajes pueden dar mucho aún.

Sin embargo, el presente es Creed II: defendiendo el legado, que estará en teatros desde el 24 de enero. Además de ser una oportunidad de ver caras muy conocidas, como Rocky, Ivan Drago y el mismo ‘Donnie’, es también el momento para disfrutar de una película que va más allá del tema deportivo: “Siento que son varias cintas en una. Está el boxeo, por supuesto, pero tenemos una bella historia de amor, está el ver a Donnie como padre, verlo enfrentar fantasmas de su pasado, todo en medio del ambiente de competitividad. Es un gran viaje el que dan todos los personajes” concluye el actor.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

error:
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien